Racismo lingüístico

Actualizado 22/06/2007 2:00:30 CET

MADRID, 22 Jun. (OTR/PRESS) -

La Feria de Francfort es la escenificación del racismo lingüístico y de la xenofobia cultural a que ha sido sometida Cataluña. Es el daguerrotipo del disparate, de la irracionalidad y de la pérdida de los valores que hicieron envidiable a aquel territorio y a aquellas gentes para el resto de España. El bilingüismo y la convivencia han sido acorralados por unos ayatolás que se disfrazan de progresistas cuando con apenas escarbar, lo que aparece es la caverna más reaccionaria que sufre nuestra sociedad. Se camuflan bajo las siglas de ERC y han logrado su objetivos porque un partido socialista perdidos principios y valores se ha dejado arrastrar a una ideología donde el desprecio y el odio a lo otro, en este caso a lo común, a lo español, es la seña esencial de identidad. Aunque eso signifique avergonzarse de su padre, de su madre y hasta del lugar donde se ha visto la primera luz.

Los escritores que han cometido el delito de esa patria catalana y no escriben exclusivamente en catalán, lo hacen indistintamente en las dos lenguas, como es el caso de Eduardo Mendoza o lo hacen preferentemente o exclusivamente en castellano, caso de Ruiz Zafón, Marsé, Cercás, Espada, Félix de Azua o del añorado Vázquez Montalbán se han visto en la necesidad de renunciar a acudir a la Feria donde Cataluña es este año la invitada. O sea, los escritores de verdad, los que tienen un nombre, un prestigio y lectores.

Ellos no irán, estarán ausentes, mientras que aquellos, que con mínimas excepciones de alguien a quien si le compran un libro, que publican porque les editan las subvenciones y no han vendido en su vida un libro de por libre y en librería, un centenar largo de mediocres y desconocidos, pero sí muy bien apesebrados, acudirán en tropel a ofrecer al mundo la penosa, empobrecida y ruin imagen del nacionalismo excluyente, del racismo lingüístico, de la xenofobia cultural. Definitivo y esclarecedor.

El responsable de ofrecer tal esperpento a los ojos del mundo es un capo separatista llamado Bargalló, cuya visión del mundo y de Cataluña queda, con esta tropelía, magníficamente al descubierto. Porque esos escritores, que los son de verdad, le han dejado con su ausencia las vergüenzas al aire y sus miserias de miserable al descubierto.

Antonio Pérez Henares.

OTR Press

Francisco Muro de Iscar

No es Rajoy, es el Estado de Derecho

por Francisco Muro de Iscar

José Luis Gómez

La hora de Mariano Rajoy

por José Luis Gómez

Victoria Lafora

Hasta aquí hemos llegado

por Victoria Lafora

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies