Batasuna se queda sin suelo

 

Batasuna se queda sin suelo

Actualizado 02/07/2009 14:01:01 CET

MADRID, 2 Jul. (OTR/PRESS) -

Para quienes todavía sostenían la ensoñación de un conflicto de naturaleza política insoluble dentro de las instituciones, la sentencia del Tribunal de Estrasburgo revalida la democracia española y la lucha global contra el terrorismo que incluye la marginación de las organizaciones pretendidamente políticas que quedan etiquetadas induvitativamente como apéndices de ETA. Cualquiera que quiera ocupar un espacio en la órbita de lo que pretende ser ETA no tiene otro camino que confrontarse políticamente con la organización terrorista, abdicar de cualquier relación o dependencia y condenar el uso de la violencia.

Es, sobre todo, una bofetada para la pretendida estrategia de Arnaldo Otegui y para todos los que pretenden organizar alternativas políticas supeditadas o relacionadas con el terrorismo: esa ha sido siempre la estrategia de Batasuna y de todas sus organizaciones fiduciarias: los asesinos mataban y ellos se presentaban como los interlocutores necesarios para que mediante precio político dejaran de matar. Un chantaje inaceptable que coloca a los representantes de los sicarios definitivamente fuera de la ley. Y también determina definitivamente que no hay contenciosos políticos que no tengan solución dentro de las instituciones.

Es una sentencia, además, refuerza la estrategia y los primeros pasos del Gobierno de Patxi López con gestos de tanta significación política como la supresión de las ayudas a las organizaciones pretendidamente humanitarias a las que les facilitaban fondos para que los familiares de los presos de ETA estuvieran subvencionados con dinero publico.

La época de tolerancia cero contra el terrorismo va a dejar en evidencia muchos actos de equidistancia y de falta de solidaridad con los amenazados del Gobierno de Ibarretxe y va a consolidar el poder de la sociedad, su capacidad de tomar iniciativas, para la marginación total de cualquier expresión de apoyo a ETA.

Junto a los continuos éxitos de las policías francesas y españolas, el nuevo espíritu de coordinación con la Ertzaina, y la dirección política del nuevo Gobierno Vasco se dibuja un escenario en el que sencillamente ETA se ha quedado sin suelo.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies