Hamilton y Alonso

Actualizado 21/10/2007 2:00:20 CET

MADRID, 21 Oct. (OTR/PRESS) -

No soy fanático de la velocidad ni de la Fórmula 1 pero me paso el día pendiente de Lewis Hamilton y de Fernando Alonso hasta el punto de que estoy familiarizado con el reglamento de la FIA, que es el organismo que regula las carreras de este tipo de vehículos. La pugna entre los dos pilotos tiene todos los componentes para motivar una pasión. Son dos tipos bastante desabridos y arrogantes. Son líderes en su oficio y están en el mismo equipo, lo que le concede a su pugna un carácter fraticida y cainita que estimula las bajas pasiones que todos llevamos dentro. Su actitud revela una guerra civil dentro de MacLaren con favoritismos, desafectos, casos de espionaje...

La velocidad y el peligro son un componente que carga las baterías de este culebrón: los angelitos ruedan a trescientos kilómetros por hora y a pesar de las extremas medidas de seguridad se pueden destrozar en la primera vuelta.

Lewis Hamilton es inglés con lo que sus afrentas a nuestro compatriota tienen ecos históricos de revanchas pendientes; además los directivos del equipo y el equipo mismo son anglo-alemanes, lo que nos deja como siempre margen para explotar los desprecios europeos a nuestro corazón castellano. En el fondo, deseamos tanto que Hamilton pierda que ya no tiene tanto interés que Alonso gane: cuando era campeón indiscutible no sabía yo donde iba a ser la próxima carrera.

Toda España está pendiente de lo que pasará hoy en Brasil, cruzando los dedos para que Hamilton se salga de la pista y destroce su coche. Como en un circo romano, se espera de estos dos gladiadores que den juego y que al final el tridente de Alonso atraviese al inglés.

El circo de la Fórmula 1 en síntesis no es cosa distinta de la política tal y como la tienen planteada José Luis Rodríguez Zapatero y Mariano Rajoy. Los políticos desean que los españoles se metan en una trinchera para ver perder al contrario. En realidad, los ingredientes de la política española son como los de la Fórmula 1.

Carlos Carnicero

OTR Press

Fermín Bocos

Rajoy pisa fuerte

por Fermín Bocos

Luis Del Val

Chulería continuada

por Luis Del Val

Charo Zarzalejos

La manada

por Charo Zarzalejos

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies