El odio a Israel crece en el mundo.

 

El odio a Israel crece en el mundo.

Actualizado 02/06/2010 14:00:46 CET

MADRID, 2 Jun. (OTR/PRESS) -

Israel no rectifica nunca: sus leyes de hierro que incumplen los más elementales derechos humanos y la legislación internacional les permiten perseverar en la arbitrariedad y la barbarie. No contentos con el acto de piratería y asesinato perpetrado en aguas internacionales, ha conducido a los barcos de la flotilla humanitaria a puertos israelíes y ha detenido a todos los pacifistas. Unos serán voluntariamente deportados y otros, los que se han negado a esa eventualidad, serán procesados. Además de los nueve fallecidos hay media docena que están graves y medio centenar con heridas de diversa consideración.

El cinismo del embajador de Israel en España puede definirse con sus manifestaciones sobre la proporcionalidad de la fuerza empleada: si había seiscientas personas en las embarcaciones y "sólo" ha habido nueve muertos, para Raphael Schutz, la acción del ejército de Israel fue proporcionada.

El desparpajo y la decisión de no asumir nunca ninguna responsabilidad y, en consecuencia, no corregir sus conductas es una constante en la praxis de Israel. No tienen un sentido estratégico de sus decisiones porque responden casi a un juramento patrio: no establecer ningún límite en las posiciones de lo que ellos consideran su seguridad.

De esa manera, civiles desarmados pueden ser asesinados en aguas internacionales y los supervivientes procesados. La maquinaria de propaganda hace el resto: videos, seguramente manipulados, y la colaboración de intelectuales, periodistas y medios de comunicación manejados por los poderosos lobbys de influencia judíos hacen el resto: prácticas sobre la condición de Israel rodeado por países autoritarios y teocráticos; su supuesto sistema democrático formal, como avanzadilla de la civilización occidental en Oriente Medio, les permite utilizar el crimen como arma política.

Una vez más el Consejo de Seguridad ha condenado lo que consideran un incidente sin siquiera citar al estado de Israel. Barack Obama, preso de los lobbys judíos norteamericanos terminará mirando para otro lado y la Unión Europea, con Alemania y el Reino Unido presos de la memoria histórica y de la dependencia norteamericana, impedirán cualquier respuesta.

El asunto sólo se resolverá por la presión demográfica: nacen muchos más niños árabes que judíos, Habrá que confiar la solución al paso del tiempo mientras el odio hacia Israel crece por las decisiones de sus dirigentes.

La actualidad más visitada en EuropaPress logo: La actualidad más vista
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies