Pedro Sánchez, la soberbia del perdedor se "podemiza"

 

Firmas

Consulta el estado del tiempo
Consulte el estado del Tráfico y del Tiempo para estos días >>
Consulta el estado del tráfico

Carlos Carnicero

Pedro Sánchez, la soberbia del perdedor se "podemiza"

Publicado 01/11/2016 8:00:15CET

MADRID, 1 Nov. (OTR/PRESS) -

La puesta en escena de la renuncia al acta de diputado de Pedro Sánchez, estuvo meditada, como todas sus apariciones públicas. El exsecretario general del PSOE nunca improvisa. Le escriben sus discursos y los memoriza. Y las lagrimas vertidas no parecieron auténticas. Todo estaba ensayado.

Nunca en la historia del PSOE un secretario dimitido levantó la bandera de la insumisión. Ni en los tiempos convulsos de Indalecio Prieto y Largo Caballero. Hubo fricciones y rasguños, nunca rebelión organizada por alguien que hubiera sido líder.

Después de que dimitiera la mitad de su ejecutiva, que perdiera una votación clave en el Comité Federal, Pedro Sánchez ha dado un paso lateral para coger impulso y "refundar" el PSOE.

Una vez más se ha quedado en el "no es no"; no hay discurso programático, no hay modelo de partido ni programa para esa refundación. Él es la solución, con él están las bases y solo se fía de la militancia, en una dislexia con la organización que él ha sentenciado.

Pedro Sánchez está en campaña. No ha esperado un minuto. En su primera comparecencia televisiva, el exsecretario general del PSOE ha desarrollado su programa de "no es no". Dos datos importantes: se ha podemizado al extremo de que niega el populismo que el mismo Pablo Iglesias confesó; propone luchar codo con codo con Podemos en el camino de formar gobierno con ellos. Y también coincide con su denuncia al IBEX 35, al Grupo Prisa y a los demás poderes financieros. Su identificación con el discurso de Podemos llama a una pregunta inevitable: ¿por qué no funda una nueva confluencia con Podemos?

No ha aprovechado la ventana de la Sexta para adelantar algo de su propuesta política, programa, proyecto o modelo de partido. En su afán de podemizarse hace una propuesta muy simple que es la reedición de su "no es no".

Al ponerse en posición antisistema, Pedro Sánchez se coloca la etiqueta de populista también. Recogerá a los descontentos y radicales del PSOE y se prepara para una lucha contra la organización del partido, que pese a estar en crisis, sigue siendo poderosa.

Con el estigma del perdedor, tendrá dificultades para mantener los focos más allá de encabezar una posición que ya tiene ocupada Podemos.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros, puedes ver nuestra política de cookies -
Uso de cookies