Los afiliados siguen sumando.

Actualizado 07/07/2015 9:15:51 CET

MADRID, 6 Ago. (OTR/PRESS) -

No puede negarse que los datos de paro registrado conocidos el lunes son buenos. En números absolutos ya estamos en la misma posición de salida que al inicio de la legislatura. Sin embargo, la crisis está siendo muy larga y ya hay demasiados trabajadores que se van a quedar por el camino y muchos centenares de miles que por la misma razón ya han agotado la prestación y se encuentran bastante desamparados. En este sentido, el gobierno con los agentes sociales se ha comprometido a elaborar un censo riguroso de todos ellos y de sus condiciones reales de vida personales y familiares y como consecuencia de ello a favorecer algún tipo de ayuda para pasar esta travesía, que bien es verdad cada vez se vislumbra ya más corta. En todo caso, hay muchísimas situaciones que una sociedad no puede ni debe consentir. Volviendo a los datos de julio de paro registrado, pero sobre todo de afiliaciones, hay que constatar que incluso en cifras desestacionalizadas, liberadas del efecto calendario, son buenas y ya marcan un ritmo y una tendencia que difícilmente se puede criticar. Nos gustaría que el ritmo fuera mayor, sin duda. Pero, la economía está creciendo a una tasa interanual del,1,2 por ciento y esto sí que no se veía en en España. Nadie daba un duro porque se crearan empleos si el PIB no aumentaba en torno al 2,5 por ciento. La criticada reforma laboral es lo que lo ha hecho posible, ese instrumento que el flamante secretario general del PSOE dice que va a derogar si llega a gobernar España. Esa reforma, por cierto, que junto con otras medidas de ajuste el propio Sánchez tuvo que defender en el Congreso de los Diputados, cuando Zapatero cambió radicalmente su programa de gobierno a instancias de Europa y acosado por una crisis que nos puso al borde del abismo.

Ya lo dijo el viernes el presidente del gobierno, la recuperación ha venido para quedarse y a pesar de que aún quedan muchas dificultades que afrontar, los datos van enderezándose y marcando un antes y un después de la llegada al poder de Rajoy. Hasta el rescate del sistema financiero es ahora visto como inevitable y necesario por Pedro Sánchez en la entrevista extensa que el pasado domingo publicaba El País. Ahora iremos viendo los efectos de la reforma fiscal que habrán de ratificar las Cortes Generales y qué modificaciones se introducen, aunque no parece que vayan a ser sustanciales. Los cambios ya se han anunciado y están en el buen camino. Habrá más dinero en el bolsillo de los ciudadanos y se favorece el ahorro, algo muy necesario para apuntalar la recuperación. El endeudamiento aún sigue siendo elevado. De hecho, continúa siendo uno de las preocupaciones de cara a una recuperación sostenida y fuerte.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies