Atraco a las tres.

 

Atraco a las tres.

Actualizado 02/07/2009 14:00:51 CET

MADRID, 2 Jul. (OTR/PRESS) -

A estas alturas casi todos los consumidores de electricidad hemos recibido en nuestras casas cartas de aviso de nuestras compañías suministradoras de energía. Nos dicen en un lenguaje poco transparente que el sector se liberaliza y que desde ayer 1 de julio podemos escoger suministradora. Parece que nos invitan a tomar ya la decisión, cuando no es necesario. Primera confusión. La segunda es ese palabro que se han inventado, TUR, y que significa tarifa de último recurso, que la fijará el Gobierno y que la revisará cada trimestre en función del coste de las materias primas.

Cuando uno se va enterando de qué va esto se pregunta dónde está la liberalización y por qué Gobierno y empresas han optado por la opacidad para explicar estas novedades. Y sin pensar mal, lo lógico es llegar a la conclusión de que nos van a propinar un atraco en toda regla. Entre otras cosas, porque de paso sube el recibo y lo de los descuentos que anuncian se harán esperar.

A mí juicio, la clave de todo este enredo está en eso que se llama déficit de tarifa. Es decir, eso que nos cuentan siempre de que pagamos por la energía menos de lo que cuesta producirla y que eso le lleva generando a las compañías un agujero que se va incrementando. Y no lo niego. Pagamos por debajo de coste. Entre otras cosas, porque a los gobiernos les cuesta mucho subir el recibo de la luz. Digamos que es impopular y se ha ido generando ese agujero. Sin embargo, en los últimos tiempos hay novedades en la creación de ese agujero: las subvenciones a las energías renovables. La tesis es muy sencilla. Es más caro generar energía porque tanto la eólica como la solar o termosolar cuesta un riñón producirlas y llevan acompañado un rosario de subvenciones que hacen entre unas cosas y otras que el mix generado sea más caro que si utilizáramos más otras fuentes de suministro.

Por cierto, tampoco vemos que las cuentas de las eléctricas sufran excesivos descalabros. Suelen dar beneficios millonarios y reparten dividendos a sus accionistas. Entretanto, las redes de distribución no mejoran y las caídas de la luz en muchos lugares se padecen bastante regularmente sobre todo en verano. La recomendación es para los que tengan dudas acudir a las organizaciones de consumidores, los únicos que se están preocupando de explicarle bien a los ciudadanos qué hay que hacer y cuándo es el momento más conveniente para tomar decisiones.

OTR Press

Isaías Lafuente

El 20S

por Isaías Lafuente

Francisco Muro de Iscar

Políticos trileros, troleros, tramposos

por Francisco Muro de Iscar

Fernando Jáuregui

Presos políticos, dice Iglesias

por Fernando Jáuregui

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies