El empleo sigue con pulso firme

Publicado 29/10/2017 8:00:28CET

MADRID, (OTR/PRESS)

Los acontecimientos vividos en las últimas semanas a cuenta del golpe a la democracia dado por el secesionismo en Cataluña ha eclipsado por completo noticias que en otros momentos hubieran sido portada de periódicos y telediarios. Lo ocurrido el jueves y viernes pasado pasará a la historia de nuestra democracia. 48 horas de infarto, en las que el independentismo se atrevió a consumar un golpe de estado, al proclamar en votación secreta en el Parlamento la república catalana. El esperpento duró poco. La maquinaria democrática se puso en marcha y el estado de derecho funcionó. El Senado aprobaba en base al artículo 155 de la Constitución las medidas que el gobierno después aprobaría en consejo de ministros y que Rajoy anunciaría. El golpe fue aprobado y vitoreado en la calle sí, pero la alegría duraría poco. Apenas cinco horas después de la votación en el Parlamento catalán, el presidente del Gobierno anunciaba el cese de todo el gobierno catalán, la disolución del Parlamento y la celebración de elecciones autonómicas el 21 de diciembre. El consejo de ministros tomó muchas más medidas para restaurar el orden constitucional y el control de consejerías, seguridad y todas las instituciones que formaban la estructura paralela montada por el independentismo.

Horas de infarto que lógicamente eclipsaron noticias tan relevantes para todos como fue la publicación por el INE de la EPA del tercer trimestre. Unos datos de paro que sitúan la tasa de desempleo en la mejor desde el tercer trimestre de 2009. Más de 19 millones de ocupados en total, de los que casi 236.000 se incorporaron entre julio y septiembre. Además, sube el empleo indefinido, bajan los hogares con todos sus miembros en paro, cae el paro entre los jóvenes, aumenta la población activa y disminución del desempleo en todos los sectores especialmente en los servicios. En definitiva, la tasa de paro se sitúa por debajo del 17 por ciento y si las cosas no se tuercen demasiado, podríamos verla en el 15 por ciento a final de año.

Como en trimestres anteriores, el crecimiento de la economía se está trasladando en su totalidad a aumento del empleo. casi 600.000 personas han dejado de estar en el paro en los últimos doce meses y son ya más de dos millones desde el peor momento de la crisis. Ahora, sólo cabe esperar que la normalidad vuelva cuanto antes a Cataluña y no se arruine lo que ha costado años de dolor. La inestabilidad ha afectado ya al consumo y a la inversión. Esperemos que la respuesta de la democracia y las urnas devuelvan la seguridad que los negocios y las familias necesitan para tomar decisiones.

OTR Press

Isaías Lafuente

No lo entiende ni Dios

por Isaías Lafuente

Luis Del Val

El mutismo de Podemos

por Luis Del Val

Charo Zarzalejos

Madrid, batalla decisiva

por Charo Zarzalejos