Mejora la nota de España

Publicado 25/03/2018 9:39:45CET

MADRID (OTR/PRESS)

Han pasado sólo dos meses desde que la agencia de calificación Fitch mejorara el rating de la deuda de España. Ahora se ha sumado S&P que no sólo ha mejorado la nota sino que anuncia que pone a España en perspectiva positiva lo que augura nuevas mejoras. Ha sido el colofón a una semana llena de buenas noticias macroeconómicas para la economía española. No sólo S&P avanza que el PIB de España va a crecer a un ritmo más rápido que la media de la zona euro de 2018 a 2021, sino que entidades independientes como Funcas, que recoge las previsiones de muchos expertos, o los analistas de Banco Santander han elevado sus expectativas sobre la evolución del crecimiento. De hecho, la propia Ana Botín, en la junta de accionistas celebrada esta semana, anunciaba que el PIB podría crecer este año hasta un 3 por ciento.

En este momento, desconozco si el nuevo ministro de Economía, Román Escolano, mejorará el cuadro macroeconómico que deberá aprobarse el martes en el consejo de ministros extraordinario que aprobará los Presupuestos Generales del Estado para este año. No hay que descartarlo, ya que la última previsión del ahora vicepresidente del BCE, Luis De Guindos, se ha quedado algo corta. Lo más importante a destacar, y lo decía el Banco de España y también lo relata la agencia de calificación S&P, es que las tensiones políticas de Cataluña no han obstaculizado la buena marcha de la economía española en su conjunto.

Esta mejora del crecimiento irá acompañada por supuesto de una intensa creación de empleo y mayores ingresos, lo que está dando alas al gobierno para prometer unos gastos muy por encima de lo que se podía pensar, cuando por fin acabamos de cerrar 2017 con un déficit público del 3,07 por ciento del PIB, en línea con lo acordado con Bruselas y prácticamente lo necesario para salir del procedimiento de déficit excesivo. Vamos a ver si el esfuerzo de gasto que pretende el gobierno puede compensarse efectivamente con los mayores ingresos y si no se nos va de las manos nuevamente el déficit que este año debe cerrar en el 2,2 por ciento del PIB.