Un trimestre para olvidar

 

Un trimestre para olvidar

Publicado 03/04/2016 8:00:19CET

MADRID, 2 Abril (OTR/PRESS)

La bolsa española encadena tres semanas de caídas y cierra un trimestre para olvidar. Cierto que otras bolsas europeas no se han comportado mucho mejor. Pero, la incertidumbre política está pasando factura al mercado español y a la economía en general. Más que la falta de gobierno, preocupa y mucho un mal gobierno o unas nuevas elecciones que prolongarían la estancia de un gobierno en funciones, atado para tomar decisiones de reformas que consoliden la recuperación del crecimiento, la inversión y el empleo. Es verdad que ha hecho mucho daño al discurso del gobierno el dato de déficit de las cuentas públicas de 2015 conocido esta semana. El objetivo se ha rebasado en un punto, a lo que habrá que añadir alguno más, por la dificultad de que en este 2016 se pueda cumplir lo previsto. Así que estamos hablando nada más y nada menos de unos 24.000 millones de euros. Cierto que este año la mayoría de las Comunidades Autónomas se han saltado el déficit que se les había marcado y que la Seguridad Social tampoco ha cumplido, pero vamos a ver si Hacienda es capaz ahora como dice de aplicar con rigor la Ley de Estabilidad Presupuestaria y consigue embridar las cuentas.

Esta semana, además de este mal dato de déficit público, hemos sabido que el Banco de España rebaja sus previsiones de crecimiento para este año y advierte de las dificultades para cumplir con el objetivo de déficit. También el banco emisor alerta del peligro de la incertidumbre política y de los riesgos que nos llegan del exterior por la debilidad del crecimiento mundial. De hecho, para este primer trimestre que acaba de terminar, el Banco de España adelanta que la economía española podría haber crecido un 0,7 por ciento, una décima menos que en el trimestre anterior. Es sabido que muchas inversiones están paradas a la espera de lo que ocurra políticamente en España y que muy probablemente familias y empresas estén retrasando algunas decisiones de gasto. Otras, sencillamente, han volado por las malas artes de algunos políticos de nuevo cuño, pero de rancia y disparatada gestión.

En todo caso, el tiempo de la política para llegar a acuerdos se va agotando. Veremos que nos deparan los próximos 15-20 días antes de que pudiera iniciarse una ronda de contactos del Rey con investidura segura o directamente convocatoria de nuevas elecciones el 26 de junio. La economía necesita que pase algo, obviamente no lo peor que sería un gobierno de izquierda radical, ya que con toda seguridad iríamos a un periodo de inestabilidad que podría llevarse por delante el crecimiento, la inversión y el empleo.

OTR Press

Luis Del Val

Algunos trabajan

por Luis Del Val

Antonio Pérez Henares

La gran estafa

por Antonio Pérez Henares

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies