Los zascas de la AIReF a Montoro

 

Los zascas de la AIReF a Montoro

Publicado 12/04/2017 8:00:11CET

MADRID, 12 Abr. (OTR/PRESS) -

La Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF) no para de propinarle disgustos al ministro de Hacienda. En los últimos días, pero casi casi desde su creación, sus informes son enmiendas en toda regla a las políticas y cuentas de Montoro. Hace unos días dijo claramente en el Congreso de Los Diputados que el ministro de las cuentas infla los ingresos y en una nada despreciable cifra de 28.000 millones de euros. Ahora, la AIReF revela que España no cumplirá con el objetivo de deuda marcado por la Unión Europea y que es del 60 por ciento del PIB, hasta dentro de 20 años. Hay que recordar que la vigente Ley de Estabilidad Presupuestaria se había propuesto alcanzar ese límite en 2020.

No hace mucho, el responsable de la AIReF, José Luis Escrivá, había pronosticado las dificultades de España de lograr los objetivos de déficit. El 2016 es quizás la ocasión en que ha fallado. Sin embargo, son frecuentes los toques de atención al ministro Montoro, quien por cierto se resiste a darle más poder para ejercer su función. La Comisión Europea le advirtió de esto al ministro el pasado mes de febrero. De hecho, le recordó que España estaría incumpliendo el Tratado de Estabilidad, Coordinación y Gobernanza de la Unión Monetaria firmado en 2012 por todos los Estados miembros. Un pacto que obligó a que se creara la figura de la autoridad fiscal para que vigilara las cuentas de los gobiernos. Parece según las sucesivas denuncias de dicha autoridad española que no tiene acceso directo a toda la información que necesita para ejercer su función fiscalizadora.

Ocurre por tanto que las dos instituciones que deben fiscalizar las cuentas de los gobiernos y su ejecución y corrección en el uso, es decir, el Tribunal de Cuentas y la AIReF no están suficientemente dotadas de medios técnicos y humanos para realizar correctamente sus funciones. En el primer caso, ya vemos el tiempo que tarda en hacer públicos sus informes y en el segundo, las quejas sucesivas de acceso a la información. Está claro que en este terreno hay mucho por hacer y debería afrontarse cuanto antes.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies