ZP sigue en la nube

Actualizado 09/04/2008 2:00:28 CET

MADRID, 9 Abr. (OTR/PRESS) -

Es muy difícil a estas alturas del partido entender al vicepresidente Solbes. Aferrado a su previsión de crecimiento de la economía en un 3,1 por ciento para este año, el vicepresidente sólo puede estar jugando -siendo generosos- a ganar tiempo, a marear la perdiz. Sabe de sobra que los presupuestos del Estado en vigor y su cuadro macroeconómico hace aguas por todos lados. Ya nadie se cree que el PIB vaya a crecer este año más allá del 2 por ciento en las previsiones más generosas. El Banco de España ayudando lo eleva al 2,4 por ciento, pero también en su último informe refleja otros escenarios. Y el servicio de estudios del BBVA acaba de señalar el 1,7 por ciento para este año y el 0,8 por ciento para el que viene en sus previsiones más bajas y quizá más certeras.

El problema de Solbes es que tendría que reconocer antes del debate de investidura de Zapatero que nada de lo que vinieron contando a los españoles durante meses era verdad. Y así ha sido. Zapatero sigue hablando de desaceleración coyuntural, de paréntesis y de que la fortaleza de la economía nos hará de colchón. Ni siquiera en el debate de investidura ha sido capaz ZP de hacer un diagnóstico realista de lo que está pasando y de lo que va a pasar.

Y lo que está ocurriendo y lo que va a ocurrir lo sabe y lo sabía el Gobierno punto por punto desde hace meses. Pero, claro, había que ganar las elecciones y ahora hay que seguir en el engaño para que el presidente no quede del todo mal en el debate. Con la verdad en la mano, el Gobierno no podría seguir prometiendo lo que prometió, porque los presupuestos están mal calculados y ni los ingresos van a ser los que eran ni los gastos tampoco. Ya veremos cómo van a costear todo lo prometido y articular lo adelantado en el Parlamento. Pero se antoja impreciso, difícil y sobre todo y lo más preocupante errado.

Carmen Tomás

OTR Press

Esther Esteban

Compartir la custodia

por Esther Esteban

Pedro Calvo Hernando

Marta y el avispero

por Pedro Calvo Hernando

Julia Navarro

¡Menudos compañeros!

por Julia Navarro