420 euros.

 

420 euros.

Actualizado 21/08/2009 14:00:29 CET

MADRID, 21 Ago. (OTR/PRESS) -

Reconocida y admitida la crisis económica, el Presidente del Gobierno tuvo la extraordinaria habilidad política de coger sitio con un único y muy eficaz discurso: "desamparados, yo estoy con vosotros". Esto, aunque no lo parezca, no es contradictorio con acudir a evitar que el sistema financiero español entrara en líneas rojas, aunque sí es muy criticable que a estas alturas nadie sepa qué se ha hecho, cómo se han utilizado y qué resultados se han obtenido de los cientos de millones de euros dados en su momento a la Banca (¿Qué Bancos han sido los receptores?) Lo que sí parece claro es que ni estas ayudas, ni la famosa línea ICO, han redundado en beneficio de aquellas empresas, pequeñas y medianas, que se han visto abocadas al cierre por la exclusiva falta de financiación.

Con el tiempo y la crisis, nuestros desamparados han ido en aumento, de ahí que cuando hace ya varios meses se comenzó a hablar de extender la prestación del desempleo a aquellos que la hubieran agotado, no sólo se percibió cómo una medida coherente con el discurso del Presidente, sino imprescindible aunque tal discurso no hubiera existido. No puede ser que la décima potencia del mundo deje abandonados a su suerte a aquellos compatriotas que por la crisis se han quedado mirando al cielo. El anuncio del Gobierno, reiterado durante meses y realizado siempre en términos genéricos, dio pie a que todos interpretáramos que se refería a todos aquellos que habían entrado en el desamparo en período de crisis. No hicimos matices y lo que es peor, el Gobierno tampoco, aún a sabiendas -según se ve- de que no llega para todos.

La medida se ha ido dilatando en el tiempo de manera innecesaria. Bastaba con que la ministra de Economía hiciera las cuentas y el Gobierno firmara el decreto. Pero no, se llevó al fracasado dialogo social, cuando en puridad es un asunto de exclusiva competencia del Gobierno, como lo fueron esos famosos 400 euros de los que se beneficiaba Botín pero no los que no hacían declaración de renta; es decir, los más desamparados.

Y ha llegado Agosto, mes, al parecer propicio para toda clase de sorpresas, y el Ejecutivo, sin escatimar escenografía, da el visto bueno a un decreto que visto lo visto parece que se ha escrito sólo. Lo firmaron y todos se fueron. Ni vimos ni oímos al ministro de Trabajo, y ni mucho menos a la vicepresidenta Salgado. Se firma el decreto y comienza el ¡ay madre! Resulta que no es lo que se nos dijo; o por ser más precisos, lo que se nos dejó decir y el Gobierno asentía. Los desamparados que pueden acogerse al tal decreto de los 420 euros se consideran que son unos 300.000; es decir, una pequeña parte de los que se consideraban incluidos -y con razón- en el discurso del Presidente.

¿Cómo es posible que apenas entrado en vigor haya que modificar un decreto del que se venía hablando hace meses? ¿Qué ha ocurrido, qué ocurre en el Gobierno para que un asunto 'estrella' nazca estrellado? ¿Por qué hay que estar a lo que digan los sindicatos, cuando es algo obvio que la realidad no se parece en nada a lo publicitado? ¿No tiene autoridad, información y 'potestas' suficiente el Ejecutivo para hacer la revisión necesaria por él mismo?

Es obvio que cuando de dinero público se trata siempre hay que poner límites temporales y tasar las condiciones en las que se puede acceder a él. Negar esto es caer en la más estrepitosa demagogia, solo comparable a la que se ha venido haciendo antes de que se conociera el decreto en cuestión. Siempre se va a quedar alguien fuera, siempre habrá quien se sienta injustamente tratado y esto no es complicado de entender; pero cuesta digerirlo, sobre todos a los desamparados del discurso del Presidente, que son nuestros desamparados, y que de verdad creyeron que ninguno iba a quedar en la cuneta.

La irresponsabilidad no es tanto el decreto, porque su modificación, cuando se haga, establecerá, necesariamente, límites. La irresponsabilidad ha sido su puesta en escena, su propaganda y, lo que es peor, consentir que la bola de la esperanza creciera y creciera. Sólo un apunte final. Ayer, el ministro de Fomento, José Blanco -cada día manda más-, dejó caer sin que cayera algo así cómo un aumento de impuestos para los que más tienen. Dijo en una entrevista en la SER que sólo era una reflexión, pero estén atentos porque cuando uno manda mucho sus reflexiones se pueden convertir en órdenes en un abrir y cerrar de ojos. Atentos, pues a la reflexión.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies