El ánimo de Rajoy

 

El ánimo de Rajoy

Contador
Publicado 11/08/2017 8:00:35CET

MADRID, 10 Ago. (OTR/PRESS)

Hace algunos meses, Mariano Rajoy aseguraba que no había pensado en si iba a ser o no candidato para las próximas elecciones generales. Sin embargo, tras su vivista al Rey en el palacio de Marivent mostró su buen ánimo, su disposición para repetir como aspirante a La Moncloa en unos comicios que "vamos a ganar".

Nada más arriesgado que especular sobre qué hará Rajoy, cuál será su decisión final y, según sus propias palabras, nos enteraremos "al día siguiente de que haya tomado la decisión". En su partido nadie rechista y si quiere volver a presentar no es previsible que se produzca resistencia interna alguna.

Sin embargo, en política no basta con el buen ánimo personal, ni con la disposición a repetir experiencias. Son otros muchos factores, otras muchas circunstancias las que, en un momento determinado, pueden aconsejar una cosa o su contraria y Rajoy, que de tonto no tiene un pelo y que se entera más de lo que cabe imaginar, no va a ser insensible al momento político que se viva cuando llegue el turno de tomar decisiones.

Ignoro que hará finalmente el Presidente. Solo lo sabe él y hasta es posible que en el momento actual no tenga tomada una decisión definitiva. Lo que si parece claro es que ante los momentos convulsos, ante las incertidumbres que están en el horizonte más próximo y ante la batalla parlamentaria, que ya se pergeña para el nuevo período de sesiones, lo que no hará será esconderse. Rajoy, en solitario o en compañía de otros, tomará las decisiones que crea oportunas en relación a Cataluña. Si, como se especula, con no demasiado fundamente, con una nueva moción de censura, volverá de nuevo a tomar la palabra y protagonizar casi en solitario ese debate que Podemos desea pero que no acaba de cuajar y, sin duda, acudirá a la Comisión de investigación del Congreso, en donde sabe que le van a crujir. Todo indica que estos acontecimientos irán acompañados de buenos datos económicos.

Si algo ha pretendido Rajoy, además de su obsesión más que justificada por sacar a España de la crisis, ha sido preservar a su Partido. Por esta razón, el pacto con Ciudadanos se firmó entre grupos parlamentarios, sin gaviotas por medio. Por ello se echó a la espalda la moción de censura planteada por Podemos y por ello acudirá a la Comisión de investigación cómo si el PP hubiera nacido el mismo día que él.

A Rajoy no le falta ánimo. Es todo lo contrario a un hombre "quejica"; pero, insisto, el buen ánimo es necesario pero no suficiente para ganar unas elecciones, que dudo mucho se celebren en 2020. Tiene razón Pablo Iglesias cuando dice que Rajoy no se va ni con agua caliente. Precisamente el agua caliente, lanzada desde de la Oposición, es el argumento más determinante para que, efectivamente no se vaya. Pero, ¿saben?, tengo que ver que Rajoy repita*

OTR Press

Fernando Jáuregui

Dos comités de crisis, dos

por Fernando Jáuregui

Esther Esteban

No tenemos miedo

por Esther Esteban

Charo Zarzalejos

Juana no está en mi casa

por Charo Zarzalejos

La actualidad más visitada en EuropaPress logo: La actualidad más vista
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies