Cortesía institucional

Publicado 07/07/2017 8:00:33CET

MADRID, 7 Jul. (OTR/PRESS) -

En su otra vida, Pedro Sánchez cometió garrafales e innecesarios errores de formas hacía el Presidente del Gobierno como si la ausencia de cortesía fuera un elemento necesario para reafirmar la posición de cada cual. Equiparó al PP con Bildu al no entregar a ninguno de los dos grupos los papeles sobre los que pretendía negociar y cuando acudió a Moncloa, optó por una reunión relámpago. Tan poco tiempo duró el encuentro que los equipos de ambas partes, que esperaban en una habitación contigua al despacho del Presidente llegaron a asustarse pensando que a alguno de los dos les había ocurrido algo.

Se coincida o se discrepe de él, soy de las que cree que Pedro Sánchez ha aprendido mucho. En esta su nueva vida, se ha vuelto más astuto, cuida hasta el extremo sus comparecencias ante los medios de comunicación y es bien consciente de los errores formales cometidos. Tiene a su lado a Margarita Robles, incapaz de cualquier chabacanería y firme defensora de lo institucional. No va a dejar que Sánchez cometa viejos errores.

De momento ya tenemos una prueba de todo esto. La entrevista con Rajoy ha durado más de dos horas porque así lo ha querido Sánchez y, desde luego, el propio Rajoy. Dos no discuten si uno no quiere. Imposible dialogar si uno se levanta de la silla.

En esta ocasión, Rajoy y Sánchez, se han dedicado mutuamente el tiempo necesario y, dadas las circunstancias, el correcto. El desafío catalán va a impregnar el verano. No habrá referéndum. Esto es lo único seguro. Todo lo demás es incertidumbre. Hasta aquí las coincidencias entre el Presidente del Gobierno y el secretario general del primer partido de la Oposición. Otro cantar será el modo y manera de afrontar la situación. El mero hecho de que Gobierno y PSOE se hayan comprometido al dialogo permanente es una buena noticia. Genera tranquilidad en la opinión pública y a ninguno de los dos perjudica.

Rajoy sabe que, en ningún caso, lo tiene fácil y ya ha asumido que si los hechos así lo aconsejan, tendrá que tomar medidas "antipáticas" pero si alguien juega a ponerle nervioso, la partida la tiene perdida de antemano. Sánchez está de acuerdo en que nada de nervios, ni de palabras o gestos altisonantes, nada de referéndum ilegal pero ninguno de los dos cree que la coincidencia en el futuro vaya a ser la misma que se ha producido a la hora de rechazar un referéndum claramente ilegal. En esto hay coincidencia con Ciudadanos.

A día de hoy poco más se puede añadir en lo que al desafío catalán se refiere. Esta es una pesadilla que sus promotores administran para llevar el tiempo a sus límites, con actos que rozan lo patético y con declaraciones y decisiones que distan mucho de encajar en un sistema democrático.

En todo caso, el desafío catalán ha servido para recuperar la cortesía institucional que nunca se debería haber perdido. Una vez recuperada, Pedro Sánchez va a ser implacable con Rajoy y no cabe decir que el Presidente del Gobierno se fíe ni una pizca del secretario general del PSOE.

"Somos dos políticos distintos y distantes" dijo Sánchez unos días antes de acudir a Moncloa. Dijo una obviedad y hacerla valer, mostrar públicamente las discrepancias y la distancia forma parte de la política y esta se engrandece, por duras que sean las polémicas, cuando la cortesía institucional se mantiene intacta. Sin liturgia no hay democracia.

OTR Press

Francisco Muro de Iscar

La "pertinaz sequía"

por Francisco Muro de Iscar

Fermín Bocos

El despertar del león

por Fermín Bocos

Victoria Lafora

Rufián

por Victoria Lafora

Rafael Torres

Polis chungos sueltos

por Rafael Torres

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies