Más que una sentencia

Publicado 25/05/2018 8:00:27CET

MADRID, (OTR/PRESS)

La detención de Eduardo Zaplana y la historia del altillo con imán incluido ha aguantado como noticia de referencia apenas unas horas. Ha sido una sentencia, la de la primera parte de la trama Gürtel la que ha ocupado y ocupará el primer puesto en el ránking de la información política.

La sentencia conocida ayer impone duras penas a Luis Bárcenas por un cúmulo de delitos entre los que no se incluye el de corrupción. Su mujer también ha sido condenada y Correa se lleva la palma en cuanto a la gravedad de la sanción. 52 años de prisión, por muchos beneficios penitenciarios de los que pueda hacerse acreedor, son muchos años como enorme ha sido la trama por el capitaneada según la propia resolución judicial.

En la misma sentencia, se indica que ya desde 1989, en el PP existía todo un entramado financiero que acabó, según el tribunal, en 2009. El partido en el Gobierno es condenado como responsable civil a titulo lucrativo a devolver algo mas de 250.000 euros, cantidad esta estimada por el tribunal de la que se benefició de manera irregular. Un mazazo más. Un día más para olvidar en la sede central del PP.

La respuesta, de momento, ha sido estrictamente jurídica argumentaba en gran medida en el propio voto particular de uno de los magistrados que no encuentra probado el ilícito civil que se atribuye a los populares. El PP no está procesado ni condenado penalmente y el ilícito que se le atribuye conlleva necesariamente el desconocimiento de la comisión de delitos. Los jueces consideran acreditada la existencia de una caja B en el PP.

Este partido, como cualquier otra persona física o jurídica tiene pleno derecho al recurso y, por supuesto, a defender su honorabilidad, pero la sentencia conocida ayer tiene una incontestable deriva política que no se resuelve con un recurso y a la que el PP debería dar una respuesta "política". Son cientos de miles de afiliados y simpatizantes que están cansados, muy cansados, de ver las siglas de su partido en las portadas de los periódicos. Lo de menos, siendo mucho, es que el PP tenga que devolver _no es una multa lo que se les ha impuesto, sino la restitución del lucro obtenido_ 250.000 euros. Lo más importante y es lo que el PP debería atajar es la percepción ciudadana de que es un partido siempre con "líos". La política es, en gran medida, el valor de lo intangible y a esto es a lo que debe atender el PP. La opinión pública no entra en matices.

Como ya se ha señalado en más de una ocasión, al PP le esperan, si cabe, muchos días muy duros. No es previsible que haya moción de censura pero la censura al PP va a ser permanente

La aprobación de los presupuestos no es garantía de nada para los populares. Tienen por delante más de una sentencia pendiente y a la Oposición tomando posiciones. Aún cuando Ciudadanos se quede en palabras, Rivera ha advertido que hay un antes y un después y ese después ha comenzado. ¿Así dos años?

 

OTR Press

Esther Esteban

Barcelona un año después

por Esther Esteban

Fernando Jáuregui

¿Víctimas?¿Qué víctimas?

por Fernando Jáuregui

Rafael Torres

La mala obra pública

por Rafael Torres