El PSOE mata al "nieto".

Actualizado 30/05/2011 14:00:51 CET

MADRID, 30 May. (OTR/PRESS) -

Tras una semana de vértigo al borde del vacío, los "barones" socialistas han preferido la experiencia a la juventud y lo antiguo a lo nuevo. Por tirar de los clichés al uso, los restos del "felipismo" a los del "zapaterismo", que en tan solo siete años ha hundido al PSOE. Que Carme Chacón: aupada casi hasta la luna por Zapatero y única posibilidad, en mi opinión, de continuidad ni siquiera se haya atrevido a dar la batalla demuestra, en primer lugar, la debilidad de su mentor, de Zapatero, pero sobre todo lo fuerte que están dispuestos a jugar "los abuelos" la partida sucesoria contra los "nietos" que les mandaron al desván de la historia después del 35 Congreso socialista, como trastos viejos. Aunque pensándolo mejor creo que habría que hablar de partida sustitutoria)

Se salvaron muy poquitos, De la Vega con sobresaliente, pero solo el más hábil de todos, de los viejos y los nuevos, ha resistido hasta el final... de Zapatero. Me refiero a Rubalcaba, por supuesto, caballo de Troya, en mi opinión, del "zapaterismo". Un político - ya veremos si también un líder porque en 37 años de militancia esta es su primera oportunidad de llegar a ser "número uno" - dotado de mucha inteligencia emocional, gran capacidad de empatía, y lo más raro, de toneladas de paciencia. Y que ha sabido esperar su oportunidad. Desde el hundimiento del 22-M, el PSOE ha sido un barco desarbolado en la tormenta con un capitán noqueado al timón y el fantasma de UCD -del poder a la nada- como horizonte, pero Rubalcaba ya está en la ciudad.

Cómo y por qué el PSOE ha seguido como un solo hombre a Zapatero en la locura de negar y no actuar contra la crisis es difícil de comprender, pese a la disciplina partidaria los grandes partidos políticos tienen que parar a su líder si se dirige a la carrera hacia un precipicio que todos menos él ven. No lo han hecho, y el "premio" ha sido el 22-M. Como todo gran partido, sin embargo, el PSOE lleva en el ADN el instinto de supervivencia, que despierta cuando las luces de alarma cambian del naranja del "peligro de batacazo" al rojo del "peligro de extinción". Donde llegará el PSOE "de Rubalcaba" no lo sabemos, ni con quienes aunque personalmente creo que tirará más de los guerreros (Enrique, apunten) que de las leires (Pajín). Sus extraordinarias facultades políticas no las discuten ni sus más acérrimos adversarios del PP en cuyas filas militan también, paradójicamente, muchos de sus más rendidos admiradores. Rubalcaba viene del "felipismo" pero su futuro lo escribirá él, y que al jubilar el "zapaterismo" los socialistas están apostando por la que tal vez sea su única oportunidad de no acabar de bruces en la oposición y la catarsis, para mí está claro.

 

OTR Press

Antonio Casado

Rajoy, en el adiós

por Antonio Casado

Esther Esteban

Marta llora a Nicaragua

por Esther Esteban

Fermín Bocos

Los compromisarios

por Fermín Bocos