Ni amarga victoria ni dulce derrota

 

Ni amarga victoria ni dulce derrota

Actualizado 11/03/2008 1:00:25 CET

MADRID, 11 Mar. (OTR/PRESS) -

El día de después tiene un sabor agridulce para casi todos. Para el PSOE porque, aunque ha ganado, y subido en escaños no ha conseguido la libertad de acción que le hubiera dado una mayoría absoluta. Para el PP porque el hecho de haber subido también en votos y escaños, no ha sido suficiente para quitarse la vitola de perdedor. Para IU porque ha tenido el mayor de los fracasos de la democracia, que además se lleva por delante a Gaspar Llamazares.

En cuando a los nacionalistas solo CiU ha conseguido mantenerse, mientras ERC ha tenido un sonoro y estrepitoso fracaso y el PNV una bajada que cuestiona su gestión de la era post-Imaz. La única que tiene motivos para sentirse satisfecha es Rosa Diez cuyo esfuerzo titánico por hacerse un hueco entre gigantes ha tenido recompensa. Eso es lo que tienen las urnas, que ponen a cada uno en su sitio y claro casi nunca llueve a gusto de todos.

Lo que está claro es que en nuestro país se consolida a marchas agigantadas un bipartidismo claro y rotundo, donde las dos fuerzas mayoritarias estarían obligadas a entenderse. Yo, por principio, no creo en las "dulces derrotas" por lo que el PP tendrá que plantearse, seriamente, en que se ha equivocado para no recibir las bendición de los ciudadanos y aclarar, a medio plazo, si el liderazgo de Rajoy es lo suficientemente sólido para soportar dos derrotas consecutivas. Si nos atenemos a los resultados Cataluña sigue siendo su gran asignatura pendiente y parece que ha calado definitivamente el mensaje de su anticatalanismo, manejado hábilmente por sus adversarios sea o no cierto.

Se puede argumentar, eso sí, que ha obtenido los mejores resultados que nunca ha alcanzado un partido de la oposición en democracia ,pero ni siquiera eso es suficiente para no querer ver sus errores, algunos de los cuales, como el "numerito" entre Gallardón y Aguirre han sido de calibre grueso.

Tampoco creo en las "victorias amargas" porque cuando se tiene el poder y se es el inquilino de la Moncloa todo resulta mucho más fácil. Sin embargo, tampoco Zapatero debería echar las campanas al vuelo, teniendo en cuenta que se consolida en sus feudos tradicionales, pero no logra morder a los populares ni debilitarlos en aquellas autonomías como Madrid o Valencia, donde cada día son más fuertes. Ahora dada la aritmética parlamentaria solo tiene dos opciones: o pactar con CiU lo que le complicaría y mucho la vida con Montilla- que dicho sea de paso le ha dado la victoria- o seguir buscando el apoyo en los partidos pequeños IU, ERC y BNG que en estas elecciones han salido seriamente "tocados". Lo ideal seria que en las grandes cuestiones de Estado buscara consensos con el PP y el resto de su programa pudiera desarrollarlo con apoyos puntuales de los mas pequeños. Sin embargo, no creo que lo haga. Mucho me temo que una vez mas se cumplirá aquello de que la victoria (del PSOE) tendrá muchos padres y la derrota ( del PP) pretenderá quedarse huérfana lo cual no es un buen presagio para una legislatura que se prevé agitada por el fantasma de la crisis económica.

Esther Esteban.

OTR Press

Luis Del Val

Algunos trabajan

por Luis Del Val

Antonio Pérez Henares

La gran estafa

por Antonio Pérez Henares

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies