El PP y el parto del ratón

 

El PP y el parto del ratón

Actualizado 24/04/2008 2:00:26 CET

MADRID, 24 Abr. (OTR/PRESS) -

Al final parece que la montaña parirá un ratón o, lo que es lo mismo, el terremoto político desatado por el liderazgo en el PP se quedará en agua de borrajas, al menos hasta el próximo congreso de Junio, en el que con toda probabilidad Rajoy se presentará como único candidato. El tema ahora no es tanto quién será el "jefe" de los populares como cuál será la "foto" del cartel electoral en las próximas elecciones.

Si en el cónclave popular de Valencia se aprueba la iniciativa de que el candidato a la Moncloa se elija por el sistema de primarias, esa foto puede que esté llena de sorpresas, incluso podría ser la de un desconocido/da en estos momentos. Para eso es necesario que un partido que tiene unos niveles democráticos que brillan por su ausencia de un paso firme y decidido hacia la democracia interna y se transforme en una formación moderna, al estilo de los que existen en otros países.

Es un secreto a voces que hasta los más fieles defensores de la candidatura única de Rajoy se muestras dubitativos cuando se les plantea abiertamente si debe ser él también quien debe ser el candidato para las elecciones del 2012. Es verdad que cuatro años en política son una eternidad y todo dependerá de cómo se presente la legislatura para el actual inquilino de la Moncloa y como lo aproveche la oposición, pero también es cierto que en este tiempo Rajoy se la juega. Solo un buen resultado en las elecciones que se presentan en el horizonte más próximo: europeas, gallegas o vascas le garantizarían ser, de nuevo, el elegido, pero si no es así puede que las elecciones de hace un mes hayan sido las últimas para el sucesor designado por Aznar.

Que el PP está en crisis es un hecho; que el duelo entre Rajoy y Esperanza Aguirre aun no ha terminado- por mucho que en público se fumen la pipa de la Paz -tambien, y que las manos que mecen la cuna están agazapadas y se camuflan en nombre del consenso es tan cierto como que la sede nacional del partido está en la calle Génova, aunque en estos tiempos de tribulación haya mas actividad y conciliábulos en lugares mas discretos ¡si los reservados de algunos restaurantes hablaran!

¿Quién puede ser la gran esperanza (que no Esperanza) blanca que saque al partido de su tribulación? Pues solo hay dos opciones: que sea uno de los barones territoriales -y todas las miradas se dirigen al anfitrión valenciano del Congreso- o un joven diputado/a desconocido/a al estilo de Zapatero que, de verdad, sea capaz de hacer una renovación y también una revolución en las filas conservadores. La cuestión es que, pase lo que pase dentro de dos meses, los vientos soplan inevitablemente a favor de un cambio generacional.

¿Quién se acuerda ya de aquellos tiempos en los que los socialistas creían que o "Felipe o el caos" y que nadie seria capaz de devolver a ese partido sus años de vino y rosas ¿Pues eso.. en un país tan caínita como el nuestro y con una clase política tan olvidadiza y desleal respecto a su propia historia, los políticos duran exactamente el tiempo que salen en los telediarios, exactamente el mismo en que se tarda en fabricar un nuevo líder, a golpe de spot. No querer ver que estamos en los tiempos de "usar y tirar " es desconocer a nuestra querida España del siglo XXI, e instalarse en el pleistoceno anterior resulta un mal negocio para los partidos...

Esther Esteban.

OTR Press

Rafael Torres

La gloria del psicópata

por Rafael Torres

Francisco Muro de Iscar

Responsabilidad y concordia

por Francisco Muro de Iscar

José Luis Gómez

Demasiadas dudas ante el ISIS

por José Luis Gómez

La actualidad más visitada en EuropaPress logo: La actualidad más vista
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies