Eguiguren y el jardín

Publicado 09/04/2014 12:00:19CET

MADRID, 9 Abr. (OTR/PRESS) -

Hay dirigentes políticos que se han convertido en auténticos personajes, en gente estrambótica de la que siempre espera uno lo peor. Tal es el caso del presidente del PSE, Jesús Eguigúren que ha señalado como última ocurrencia que "en Madrid con ETA se vivía mejor" y que "Euskadi será independiente cuando los no nacionalistas -PSOE y PP- se desengañen de España". Ese tipo de discurso rancio, es típico de un nacionalista radical que ve la realidad desde la pequeñísima óptica del terruño. Sólo lo tiene que preguntar a las viudas y huérfanos de sus compañeros socialistas muertos si con ETA se vivía mejor y luego reprocharles haber defendido sus ideas, la del puño y la rosa hasta perder la vida por ello.

Dicen en el entorno del PSOE que el presidente del partido en el País Vasco sufre un tipo de trastorno que ha podido influir en sus palabras. Sin embargo, no es la primera vez y desde luego no será la única que este personaje hace planteamientos que resultan infamias. No es de extrañar que Teresa Jiménez Becerril, que perdió a sus hermanos en un cruel atentado, dijera al escuchar sus palabras que "hay que ser muy ruin para hacer unas declaraciones tan dañinas". Dañinas no sólo para las víctimas, que lo son, sino también para su propio partido que cada vez que habla se ve en la incómoda obligación de desautorizar sus palabras.

Aún en el supuesto de que, efectivamente, esté enfermo y no calcule el alcance de lo que dice por muy figura histórica del socialismo vasco que sea lo normal y lo prudente sería apartarle de sus responsabilidades. Cada día más sus discursos se asemejan a los de los radicales abertzales y si de muestra vale basta sólo coger otras de sus "perlas": "Navarra sin Euskadi no tiene sentido" o "da igual lo que diga la Constitución o las leyes si hay una mayoría que está en contra" ¿Qué diferencia hay entre estos argumentos y los que manifiesta cualquier nacionalista radical?

Eguiguren es un histriónico y eso no es de ahora. Ya lo era y mucho cuando Zapatero le hizo el encargo de negociar con ETA en nombre de su gobierno ¡Qué grave error!

"No es que me pasara al otro bando, pero entré en su cabeza " reconoció Eguiguren quien, asimismo, ha dicho en alguna ocasión que primero se lío la manta a la cabeza y negoció con ETA por su cuenta, antes de recibir el mandato del gobierno socialista. Tal vez el hecho de entrar en la cabeza del otro bando es lo que le ha trastocado de tal manera que ya no distingue las líneas ideológicas que separan a un partido centenario y democrático como el que representa, de otros que hasta anteayer buscaban cualquier nuca ideológicamente opuesta a la suya contra la que disparar.

Sus palabras son una infamia y un insulto para las familias de Fernando Múgica, Enrique Casas, Fernando Buesa, Ernest Lluch, José Luis López de la Calle y... otros muchos socialistas que estando situados ideológicamente en su mismo lugar saben muy bien cómo se ha vivido con ETA y el hedor apestoso a sangre, odio y terror que todo ese mundo desprende. Si el PSOE cree de verdad lo que nos dice en privado a los periodistas debería destituir inmediatamente a Eguiguren de la presidencia de los socialistas vascos. Si no lo hace cada día les meterá en un nuevo jardín de complicada salida.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies