Graduados en paro

Publicado 09/06/2016 8:00:05CET

MADRID, 9 Jun. (OTR/PRESS) -

Durante estos días prácticamente todas las universidades ,tanto públicas como privadas, están organizando los actos de graduación de los alumnos. La cita académica, cargada de solemnidad, es un motivo de encuentro entre padres, profesores y alumnos y el ambiente suele ser de satisfacción para quienes superan, con éxito, una etapa muy importante de la vida. Yo misma he asistido, como madre orgullosa, a la graduación de mi hija pequeña que forma parte de una muy nutrida promoción de periodistas que ahora se enfrentan a la hora de la verdad: buscar trabajo y si además tienen la suerte de ejercer para aquello que se han formado y convertirse en mileuristas serán auténticos privilegiados.

Precisamente eso, el futuro laboral de los recién graduados era el motivo de conversación de todos los corrillos tras el acto académico y la incertidumbre que plantea la dificultad de encontrar un empleo digno en España, acorde a la capacitación de nuestros hijos. Si ya es difícil encontrar un trabajo, los datos que refleja la última oleada de la encuesta del CIS realizada en febrero de este año son todavía más inquietantes. Según la misma, encontrar empleo, es mayoritariamente posible a través del 'enchufe' familiar y de las relaciones. A la pregunta ¿Cómo consiguió usted su actual trabajo?, la respuesta más extendida fue a través de un familiar directo (padre, madre, hermanos, abuelos o tíos). En concreto, un 17% de los españoles encuestados manifestó haber encontrado trabajo mediante este sistema, mientras en el anterior barómetro, correspondiente a septiembre de 2014, la cifra era del 14,4%. por lo que está fórmula sigue creciendo. El segundo método que más se usa para conseguir un trabajo es a través de los amigos (13,1% frente al 14% en 2014). Además, a través de conocidos lo consiguen el 9,6% (11% hace dos años) y un 1,7% (2,5% en 2014) a través de otros parientes. En resumidas cuentas que el 41,3%, es decir, más de cuatro de cada diez empleos, se consiguen a través de los contactos personales, lo que antaño se llama dar "un empujoncito".

Es muy desalentador y desde luego nada estimulante para nuestros jóvenes ver cómo otros valores competitivos como la formación o el nivel académico apenas sirven de nada y son muy pocos los que consiguen empleo mandado currículum. De hecho si no hay suerte a través de una" recomendación" la siguiente fórmula es la de crear una empresa o convertirse en autónomo. Es decir, el autoempleo, pero no por decisión propia sino muchas veces por exigencia de las empresas que han encontrado en los llamados "falsos autónomos" un modo de bajar los costes salariales. Casi trece de cada cien empleos se consiguen con éste método, opción que ha aumentado en casi tres puntos desde 2014 y es de la cifra más alta desde 2006.

Claro que hay otras fórmulas como aprobar una oposición a una administración pública, y aunque ese mercado empieza a moverse algo, solo un 11,4% señalan que han encontrado trabajo con éste método y también son muy pocos los empleos que se consiguen a través de internet solo un 2,9 por ciento, aunque sea el sistema que más usan los parados para enviar curriculums y averiguar posibles ofertas.

Los datos del CIS, más allá de la estadística en sí misma, son siempre un buen termómetro para ver cómo evolucionan las cosas y visto lo visto no son nada halagüeñas . En ese mismo estudio se constata lo que es un secreto a voces: que los servicios públicos de empleo son un auténtico fracaso. Sólo el 3,7% tuvieron la intermediación del antiguo Inem y únicamente el 1,4% lograron un trabajo a través de una empresa de trabajo temporal. Todos lo saben, llevamos años mareando la perdiz y ese sistema o se cambia de arriba a abajo o no vale para nada y sería mejor liquidarlo. No tengo ni idea de cuánto nos cuesta mantener esas ineficaces oficinas pero desde luego hasta un euro gastado en ellas es absurdo.

Sea como fuere, ahora con las elecciones a la vuelta de la esquina, todos los partidos los viejos y los nuevos prometerán crear puestos de trabajo, empleo de calidad, y anunciaran un montón de medidas para rebajar la cifra del parados que se convertirán en humo en cuanto lleguen al poder. Nuestra generación va a ser la primera desde hace muchísimo tiempo en la que los padres hemos vivido mucho mejor de lo que van a vivir nuestros hijos, y eso se debe entre otras muchas cosas a que mientras la clase política se enriquecía y nos animaba a vivir por encima de nuestras posibilidades caímos en la trampa de creer que ese espejismo duraría siempre. ¡Quien nos iba a decir que pasados unos pocos años nuestros hijos irían a la universidad, para graduarse como parados!

OTR Press

Fernando Jáuregui

Ni 'pleno escoba', ni nada

por Fernando Jáuregui

Francisco Muro de Iscar

Jóvenes: apolíticos, pero familiares

por Francisco Muro de Iscar

Isaías Lafuente

Colaboradores necesarios.

por Isaías Lafuente

Julia Navarro

Cosas

por Julia Navarro

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies