Paco y la investidura

 

Firmas

Consulta el estado del tiempo
Consulte el estado del Tráfico y del Tiempo para estos días >>
Consulta el estado del tráfico

Más que palabras

Paco y la investidura

Publicado 26/10/2016 8:00:17CET

MADRID, 26 Oct. (OTR/PRESS) -

He leído estos días una historia sencilla, de esas que te encuentras en un lugar poco destacado de un periódico, pero que te ayudan a reconfortarte aunque sea solo un poco con la humanidad, en estos tiempos plagados de abusos, corrupción y gente sin escrúpulos. "Hola, me llamo Paco. Tengo las llaves de la moto. No te preocupes, estoy en la calle Comuneros hasta las 7 y vivo en Jesús Abandonado".

Ésta fue la nota que Pedro Teruel, un murciano de 27 años, maestro de Educación Primaria, se encontró sobre su motocicleta, donde, por un olvido se había dejado las llaves. La historia cobró mayor importancia cuando se supo que Paco es un indigente que sobrevive intentando sacar algo de dinero como aparcacoches. La calle Comuneros es su lugar de 'trabajo' y Jesús Abandonado, la fundación que trabaja con personas en riesgo de exclusión social y que cada noche le da cama, abrigo y algo de comida. "El dueño de la moto -decía la noticia- colgó la nota que Paco le había escrito en un post en su cuenta de Facebook y en poco menos de una semana ha sido compartida más de 3.800 veces y ha recibido alrededor de 11.000 'me gusta'.

"Paco es un indigente que no tiene nada. El tipo ha encontrado las llaves de mi moto al lado de ésta y me ha dejado escrita esta nota. Además, le ha costado aceptar un poco de dinero por el enorme favor que me ha hecho. Quiero creer que personas como Paco hay muchas, pero coño, qué gusto toparse con una de ellas. Gracias Paco", escribió el joven. A Paco, de 43 años, la crisis le jugó una mala pasada hace unos años, cuando la empresa que regentaba, junto a su hermano y su cuñado, se fue al garete con una deuda enorme. "Ellos tienen su vida y su casa y yo con mis padres no podía seguir. Ahora me gano la vida como buenamente puedo, la gente me echa una mano y vivo en un albergue".

A Paco la crisis le ha dejado sin nada, como a tantos otros en nuestro país. Lo ha perdido todo, pero sigue siendo un hombre honrado y cabal de esos que dan ejemplo, en cualquier circunstancia de la vida. Hay demasiados "pacos" esperando que, de una maldita vez, les cambie la suerte y por eso es urgente que, tras resolverse la incógnita sobre la investidura, los políticos se remanguen y se pongan manos a la obra. Un año con esta parálisis, con todo "en funciones" ha sido no sólo un despropósito en términos políticos, sino un tiempo perdido, demoledor, en el terreno económico y 365 días son muy muy largos para los 3.797.496 personas que pasan sus lunes al sol.

El hartazgo al que nos ha sometido la clase política desde el pasado mes de diciembre no puede alargarse ni un día más. De entrada la salida de la recesión todavía no se ha producido y de hecho los expertos sigue advirtiendo de que en nuestro país podemos ser víctimas de una ilusión óptica y las tasas de crecimiento, después de tanto sufrimiento, al final, terminen por ser escuálidas. Más allá de que cada uno de los partidos marquen su territorio ideológico, algo completamente legítimo en democracia, esta legislatura, a la que algunos se empeñan en matar antes de que empiece, tiene que ser de acuerdo y entendimiento. La parálisis en la que hemos estado puede convertirse en una gran oportunidad, si los lideres de todos los partidos dejan de mirarse a su pequeñísimo ombligo sectario y partidista y empiezan a pensar en el bien común, si dejan de hablar de responsabilidad de país y empiezan a ejercerla. Hay asuntos como el empleo, las pensiones, la sanidad, la financiación autonómica y otros muchos en los que puede haber entendimiento y ahí están los pactos suscritos en su día por PP, Ciudadanos y PSOE, a algunos de los cuales Podemos podría sumarse sin problemas y lo saben. Si se vuelve otra vez al "día de la marmota" será que nuestros representantes no han entendido el mandato de las urnas y entonces habrá que echarles a todos. Paco y tantos y tantos Pacos de España no se lo merecen.

OTR Press

Antonio Casado

Cumpleaños sin reforma

por Antonio Casado

Rafael Torres

La ahogada de Estepona

por Rafael Torres

Luis Del Val

Peor que papá

por Luis Del Val

Cayetano González

Vuelve el bipartidismo

por Cayetano González

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros, puedes ver nuestra política de cookies -
Uso de cookies