Adiós a las cajas.

Actualizado 26/01/2011 13:00:16 CET

MADRID, 26 Ene. (OTR/PRESS) -

Vivimos días de incertidumbre en relación con el futuro de las cajas de ahorro; días en los que muchas cosas están a punto de cambiar. El Gobierno Zapatero parece dispuesto a acudir al rescate de aquellas cajas a las que el Banco de España infiere que tienen más apuntes contables que plata, por haber concedido créditos sin retorno posible a determinadas constructoras y empresarios. Primero fueron las fusiones -para que las cajas que no estaban enfermas cargaran con las que sí lo estaban- y ahora es la "banquerización". El Estado con dinero del fondo de rescate (FROB) se ocupará de sanearlas y después, cuando sean rentables, serán privatizadas. Se habla de una suerte de nacionalización temporal (cinco años), pero nada se sabe y nada se dice de cuál va a ser el destino de los altos ejecutivos que por incompetencia profesional o por obsecuencia política (políticos y sindicalistas pueblan los consejos de administración) han llevado a algunas de estas entidades al borde del desfiladero.

Al margen de la sanción que merecen algunos por sus alcaldadas inmobiliarias o de otro tipo -no sé si sanción penal, pero sí, desde luego, sanción moral y social-, el saneamiento de las cajas es imprescindible porque también custodian los ahorros de mucha gente modesta. Dicho ésto, me apresuro a escribir que la privatización de las cajas que es en donde a medio plazo desembocará el proceso anunciado por la vicepresidenta Salgado no es una noticia para lanzar cohetes. Las cajas cumplían una función social imprescindible. Las obras sociales de las cajas, reforzaban, por decirlo así, algunos de los flancos descubiertos del Estado del bienestar.

La privatización no debería cortar esas aportaciones; quizá deberían encontrar una continuidad a través de algún tipo de fundación a cargo, ya, de los nuevos bancos. Una última nota: que se vayan a ir de rositas los altos ejecutivos que por incompetencia o por obsecuencia política han provocado semejante estado de cosas empuja a la melancolía.

OTR Press

Fernando Jáuregui

Ni 'pleno escoba', ni nada

por Fernando Jáuregui

Francisco Muro de Iscar

Jóvenes: apolíticos, pero familiares

por Francisco Muro de Iscar

Isaías Lafuente

Colaboradores necesarios.

por Isaías Lafuente

Julia Navarro

Cosas

por Julia Navarro

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies