Arcadia o crack

Actualizado 05/01/2008 1:00:25 CET

MADRID, 5 Ene. (OTTR/(PRESS) -

Tener cien mil parados más, un 4,3% de inflación y algo más de nueve millones de trabajadores con contratos sin cláusulas de revisión salarial -circunstancia que les deja sin amparo ante la inflación-, no es una situación tranquilizadora. Hemos entrado con mal pie en el año nuevo,pero tampoco es la antesala de un desplome. La economía española ha crecido mucho en los últimos ocho años (con gobiernos del PP y del PSOE) y esa prosperidad deja barco con el que resistir el azote del temporal.

Lo cual no resta preocupación porque son muchos los españoles -uno de cada cuatro- que, a favor del ciclo de prosperidad, se embarcaron en la aventura de comprar casa y ahora siguen a cuestas con una hipoteca que al subir el precio del dinero se ha convertido en una carga insoportable. Todo estos datos dibujan, como digo, un panorama preocupante pero no la antesala de un hundimiento. Y en este punto creo que como observadores de la cosa pública debemos repudiar dos conductas por igual inaceptables. Inaceptable es el discuros del ministro de Trabajo, el señor Jesús Caldera, oscureciendo la evidencia de los datos que describen la mala situación económica con la que se inicia 2008 e inaceptable resulta, también, el análisis catastrofista del señor Miguel Arias Cañete, secretario de Economía y Empleo del PP, describiendo la situación como un fracaso estrepitoso del Gobierno. Ni lo uno ni lo otro,ni la Arcadia feliz de Caldera,ni el crack que señala el señor Arias Cañete. Sabemos que dentro de dos meses hay elecciones, pero un mínimo de ponderación nos vendría bien a todos. Ayudaría a remontar la crisis.

Fermín Bocos.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies