'¡Clama al cielo!'.

Actualizado 28/12/2010 13:00:52 CET

MADRID, 28 Dic. (OTR/PRESS) -

Los tenemos muy cerca, pero en los discursos oficiales son un número; el remate de una estadística, la coda de una anfibología escogida para evitar llamarlos por su nombre: parados.

Son gentes heridas, deprimidas, cabreadas y humilladas. Personas a las que una y otra vez, una voz, todas las voces que les salen en el camino de su infructuosa búsqueda de empleo, les dicen lo mismo: "No hay trabajo, lo sentimos; ya le llamaremos". Pero el teléfono no suena; las puertas se cierran y 2011 empieza como terminó 2010. Peor aún: para alrededor de un millón de trabajadores ,parados de larga duración, el año nace con un mes- marzo- señalado en rojo: el color de la sangre y de la ira; el color que anuncia que el Estado deja de ser el modesto cielo protector que con sus 426 euros de paga ,durante algunos meses ,les ha permitido vivir evitando las dentelladas de la miseria. Me decía hace unos días uno de estos pobres sobrevenidos que si pagaba la habitación de la pensión en la que dormía dejaba de comer y sí comía no tenía dónde dormir.

Y ahí se iniciaba el camino que le llevaba a los comedores gratuitos de Caritas o a las ayudas de los Rotarios. Altruismo sin alharacas ,frente a tantos dispendios con trompetería y cámaras de televisión para viajes oficiales de políticos que prefieren las fotos con los pobres de fuera -que viven en países remotos y dan las gracias en idiomas extraños-, a tener que escuchar las quejas de los pobres de dentro a quienes se les entiende todo. Clama al cielo que el mismo Gobierno que a partir de marzo dejará a un millón de ciudadanos sin la ayuda de 426 euros mantenga gastos suntuarios en publicidades institucionales prescindibles, ampare jubilaciones privilegiadas en RTVE o no cambia la ley que concede sueldos millonarios a políticos retirados .Ya digo, ¡clama al cielo!

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies