La dimisión de Cañete

 

La dimisión de Cañete

Publicado 10/05/2016 8:00:16CET

MADRID, 10 May. (OTR/PRESS) -

Miguel Arias Cañete, comisario europeo (Clima y Energía), está tardando en renunciar al cargo. Las informaciones publicadas sobre las cuentas "off shore" que tenía su mujer en Panamá, su elongación hacia un banco suizo, la investigación por parte de la Agencia Tributaria y la posterior noticia, no desmentida, según la cual Micaela Domecq, su esposa, se acogió a la amnistía fiscal decretada por el Gobierno Rajoy cuando Arias Cañete formaba parte del Gabinete, hacen de este caso un asunto de extrema gravedad. Cualquiera que oculte patrimonio al Fisco sabe que si es descubierto la sanción a la que debe hacer frente es muy elevada. Incluso puede derivar en pena de privación de libertad.

En este acaso quienes se acogieron a la amnistía fiscal 29.000

"patriotas" que habían ocultado sus dineros hicieron un magnífico negocio. Solo tuvieron que pagar una multa equivalente al 3% de lo defraudado. Un chollo. Puesto que las deliberaciones del Consejo de Ministros son secretas, nunca sabremos si del Consejo de Ministros en el que el titular de Economía (Cristóbal Montoro) llevó el decreto de amnistía y al que asistió Arias Cañete se filtró noticia de esa iniciativa. En cualquier caso la sola posibilidad de que así fuera debería hacer que el hoy comisario en Bruselas y entonces ministro entendiera que en orden al buen nombre de España está tardando en presentar la dimisión. Tardando en resignar la encomienda y pedir disculpas a los sufridos contribuyentes españoles que cumplimos con el Fisco sin las ventajas con las que otros cuentan.

En cualquier otro país de la Unión Europea el señor Arias Cañete ya habría renunciado. Este señor que por toda explicación ha dicho que tiene separación de bienes con su esposa es un claro ejemplo de insensibilidad democrática o de despotismo. Tal parece como si perteneciera a una casta que se cree con derecho a reclamar indulgencia respecto de los errores que comete. Resulta lacerante pensar que Arias Cañete formó parte de un Gobierno que en el ámbito fiscal se ha mostrado implacable con el resto de mortales ajenos a ese club de privilegiados. Hasta un bachiller sabe que la separación de bienes tiene sentido en caso divorcio y posteriores acuerdos pero no afecta a las ventajas que conlleva disponer de un patrimonio que en el día a día se resuelve común. Por si fuera poco el asunto de la aparición de su mujer en los "Papeles de Panamá" hay otros negocios familiares en empresas del mundo del petróleo que sitúan a Arias Cañete en el filo mismo de la incompatibilidad.

España no puede seguir un minuto más estando representada por un político bajo sospecha como es el caso del comisario Arias Cañete. Vergüenza ajena provoca la sordera de Cañete y la pachorra con la que Mariano Rajoy se ha tomado este asunto.

OTR Press

Esther Esteban

El árbol y las nueces

por Esther Esteban

Carmen Tomás

Donde más duele

por Carmen Tomás

Julia Navarro

"Un instrumento más"

por Julia Navarro

Fermín Bocos

Trump y la ONU

por Fermín Bocos

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies