Entender lo sucedido

 

Firmas

Consulta el estado del tiempo
Consulte el estado del Tráfico y del Tiempo para estos días >>
Consulta el estado del tráfico
Contador

Fermín Bocos

Entender lo sucedido

Publicado 15/11/2016 8:00:08CET

MADRID, 15 Nov. (OTR/PRESS) -

Tras la conmoción provocada por el triunfo electoral de Donald Trump, en el universo mediático navegan todo tipo de argumentos que intentan aportar luz acerca del porqué de tan inopinada victoria. Todo esta dicho. O casi. Desde la perspectiva europea quizá falta reconocer que a la hora de analizar lo sucedido el 8 de Noviembre, los prejuicios reinaron sobre la información. Los prejuicios y asimilar al patrón europeo la forma de vivir y entender la vida por parte de los norteamericanos. Dónde más erró el diagnóstico fue a la hora de sentenciar que el discurso xenófobo y calumnioso desplegado por Trump hacia los emigrantes en general y los mejicanos en particular le acarrearía el rechazo electoral mayoritario de la población de origen latino. El análisis de los ocurrido demuestra que sólo fue así en parte. El decisivo triunfo de Trump en Florida, estado donde el grueso de la población es de origen latino, desmonta aquella idea. Otro tanto sucede con el voto femenino. A la vista del grosero contenido misógino de algunas de las palabras y actuaciones del candidato republicano se daba por hecho que las mujeres apoyarían en masa a Hillary Clinton. Tampoco fue así. Vistos los datos, resulta que la mitad de las electoras blancas optaron por Trump o hicieron suyo el rechazo hacia la candidata demócrata que habían explicitado antes de las elecciones la actriz Susan Sarandon, todo un icono del "starsystem". Tampoco resultó acertado suponer que las proclamas de tinte racista de Trump aparejarían un rechazo total entre los votantes afroamericanos. Repudio que cristalizaría en apoyo a Clinton. No fue así. Lo cierto es que la mayoría de la población negra de los estados sureños optó por la abstención. Quizá fue su manera de expresar la decepción experimentada tras el inmenso caudal de apoyos que había recolectado Barack Obama en las dos elecciones en las que consiguió y retuvo la presidencia. También erramos al suponer que el discurso racista del magnate neoyorkino sería castigado en las urnas. No dicen eso los datos. Lo que dicen es que el racismo está mucho más arraigado de lo que a veces queremos ver. Y no es miseria moral limitada a los estados del Sur. Todos estos datos ayudan a comprender lo sucedido. Datos que hay que unir a lo sabido: millones de votantes han creído que el multimillonario Trump es el paladín que rescatará a los náufragos que dejó la crisis económica y acabará con los privilegios de los políticos del "establishment" cuya candidata era Hillary Clinton. Cuando despierten, no será un "reality show". Será la realidad. Y no tendrá marcha atrás.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros, puedes ver nuestra política de cookies -
Uso de cookies