Esperando a Rajoy

 

Esperando a Rajoy

Contador
Publicado 29/06/2017 8:00:25CET

MADRID, 29 Jun. (OTR/PRESS) -

A juzgar por el registro pánico (del teatro de Arrabal) desplegado entre el ex tesorero Luis Bárcenas y el diputado popular Carlos Rojas en la comisión parlamentaria que investiga la financiación del PP, nadie puede esperar claridad alguna en esta causa. A este partido, pillado como está en un cerro de casos de corrupción, ni le interesa que se esclarezca el origen de los fondos que nutrían la caja B ni a sus dirigentes inquieta que para el grueso de la opinión pública los llamados "papeles de Bárcenas" (apuntes contables) reflejen los pagos periódicos que a modo de sobresueldos recibían los miembros de la élite del partido.

Analizan las encuestas y repasan el resultado de las dos últimas elecciones y se apuntan a la teoría de que las urnas son el Jordán. Consideran amortizado lo que los asesores de imagen llaman "daño reputacional". Por eso alguno de sus portavoces parece abonado a todos los significantes del término cinismo.

Rojas, en vez de preguntar a Bárcenas, se dedicaba a encomiar los logros del Gobierno. Es la receta de Mariano Rajoy. Su respuesta habitual en las ruedas de prensa cuando se le pregunta por los casos de corrupción. Mire usted, oiga, ahora lo importante es la recuperación económica, lo demás son chismes. Minucias.

Bárcenas ha cambiado de estrategia. Parece haber entrado en fase de amnesia respecto de los tiempos de la famosa peineta y de aquél "Luis, sé fuerte" de cuando barruntó que los suyos le habían dejado solo con el marrón de la caja B y los dineros escondidos en Suiza. El viraje huele a pacto. Sus displicentes respuestas ante las preguntas de algunos de los diputados de la oposición no tienen precedente. Que un antiguo senador del Reino de España -lo fue por Cantabria, aunque según cuenta Miguel Ángel Revilla nunca se le vio por Santander-, respondiera con el tono chulesco que exhibió en la comisión debería avergonzar a quienes durante tantos años mantuvieron a este personaje con despacho en la planta noble de Génova 13, allí dónde se reúne el sanedrín del Partido Popular.

Visto lo visto con Bárcenas en el Parlamento y antes en la Audiencia Nacional con los ex ministros, que nadie espere mejor resultado de la comparecencia de Mariano Rajoy el próximo día 26 ante el tribunal que investiga la financiación del partido que está bajo sospecha. Será una pérdida de tiempo. Una noticia que tras su paso por los telediarios se evaporará en la calima de una mañana de verano.

OTR Press

Rafael Torres

Halló su escopeta a mano

por Rafael Torres

Francisco Muro de Iscar

¿España va bien?

por Francisco Muro de Iscar

Julia Navarro

¡Cuidado!

por Julia Navarro

Fermín Bocos

Corrupción y populismo

por Fermín Bocos

La actualidad más visitada en EuropaPress logo: La actualidad más vista
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies