Explicación o dimisión.

Actualizado 02/02/2013 13:00:43 CET

MADRID, 2 Feb. (OTR/PRESS) -

Los datos publicados acerca de la supuesta contabilidad "B" del PP -datos acerca de presuntos pagos extraoficiales a los principales dirigentes de éste partido-, han sumido a los ciudadanos en un estado de ánimo que cursa de la perplejidad a la indignación. La secretaria general (Cospedal) niega que la cúpula de los populares cobraran sobresueldos y avanza (sin pruebas) una acusación: la publicación de los llamados "papeles secretos" de Bárcenas sería una operación encaminada a desacreditar a su partido.

Parte de su desmentido ha quedado en entredicho al reconocer Pío García Escudero (presidente del Senado) que era cierto que hubiera solicitado un préstamo de cinco millones de pesetas al partido tal y como quedaba consignado en uno de los asientos contables de la lista publicada. En todo éste asunto hay una verdad irrefutable: Luis Bárcenas, tesorero del partido durante años, tenía abierta en Suiza una cuenta con 22 millones de euros y parte de ésa millonada cuya procedencia investiga la Audiencia Nacional, ha sido regularizado acogiéndose a la polémica amnistía fiscal. Así las cosas, no es de extrañar que el personal está con la mosca tras la oreja.

El asunto es muy serio. Y su repercusión en términos políticos, inocultable. Lo gravedad del asunto estriba en la ocultación a la opinión pública de los hechos y en el origen del dinero. Sí procedía de donaciones de empresas -así consta en lo publicado-, en algunos casos estaríamos ante hechos delictivos por superar las donaciones lo establecido por la ley. Después, está la cuestión de fondo ,¿a cambio de qué daban el dinero los empresarios y empresas citadas? ¿Para asegurarse la licitación de obras públicas o determinadas licencias de apertura de grandes supermercados? No lo sabemos, pero como ciudadanos tenemos derecho a conocer la verdad. En ése sentido es encomiable la diligencia del fiscal general del Estado (Torres Dulce) anunciando que su ministerio procederá a investigar el asunto. También es lógico que desde la oposición (Rubalcaba, Cayo Lara) reclamen la creación de un comisión parlamentaria de investigación. Menos inteligible ,por no decir que inexplicable, resulta el silencio del presidente del Gobierno que lo es, también, del PP.

Qué espere hasta el sábado para hablar -eso es lo que se supone- resulta incomprensible porque lo que está en entredicho es algo más que la imagen del Partido Popular. Es la imagen de España. De ser cierto todo éste asunto, lo que resultaría tan escandaloso como insoportable, es que quienes han promovido la mayor política de recortes en salarios, sueldos de funcionarios, pagas , pensiones e indemnizaciones por despido, hubieran estado cobrando un sobresueldo opaco a cuenta de dineros procedentes de donaciones. Sí se demuestra que lo publicado es cierto -por eso es apremiante la investigación judicial-, moralmente, Mariano Rajoy estaría obligado a resignar el cargo. Por eso urge una explicación suya que resulte convincente.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies