Funeral vikingo.

 

Funeral vikingo.

Actualizado 30/10/2012 13:00:38 CET

MADRID, 30 Oct. (OTR/PRESS) -

Dice Pere Navarro, candidato del PSC a presidir la "Generalitat" que hay que cambiar la Constitución para introducir el "derecho a decidir". Tengo para mí que ha dado un paso para perder de manera inapelable las elecciones -como vienen pronosticando todas las encuestas- y para remachar otro clavo en la quilla del barco vikingo con el que la dirección actual del PSOE deja que sigan con los preparativos del funeral del partido. En un momento en el que CiU, de la mano de un Artur Mas, navega hacia la ruptura resulta que un partido como el PSC -que dice ser socialdemócrata- va y hace suyo el primer punto del argumentario de los nacionalistas. Nacionalismo identitario que, en términos ideológicos, se sitúa en las antípodas de los ideales motores de la socialdemocracia: la igualdad y la solidaridad.

Que la nueva dirección de los socialistas catalanes vuelva a caer en el mismo registro de quienes les han precedido (Maragall, Montilla) haciendo suyo el discurso de los nacionalistas (nacido de una ideología pequeño burguesa que proclama sin rubor la exigencia de privilegios de unos ciudadanos sobre otros) nos indica hasta qué punto el PSC ha perdido el rumbo y, de paso, la perspectiva de las repercusiones de sus actos porque a la vista está que no han sido capaces de ver por qué dicen las encuestas que el próximo día 25 pueden cosechar menos votos que el PP. Durante años, fueron muchos los catalanes y otros ciudadanos no nacidos en Cataluña -pero residentes allí- que votaban al PSC porque veían a Felipe González al timón del PSOE y eso les tranquilizaba: veían a este partido como un puente sólido de unión con el resto de España. Un puente y un dique frente a las pretensiones secesionistas de los partidos burgueses nacionalistas. Tras experiencias nefastas como la del "tripartito" que, con tal de tocar poder, se dejó abducir por los independentistas, el crédito del PSC en Cataluña se ha hundido. Miles de catalanes que se sienten españoles y de izquierdas se han quedado sin referencia. En Cataluña, el Partido Socialista sigue con los preparativos para su funeral vikingo. Mientras tanto, en Madrid, Rubalcaba se pierde en los meandros del análisis post electoral haciendo ver como que no sabe por qué han sido derrotados en Galicia y en el País Vasco.

OTR Press

Luis Del Val

Algunos trabajan

por Luis Del Val

Antonio Pérez Henares

La gran estafa

por Antonio Pérez Henares

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies