Juegos de poder

Actualizado 05/07/2015 8:13:32 CET

MADRID, 11 Sep. (OTR/PRESS) -

Lo que está en juego es algo más que una alcaldía. En Madrid y como reflejo de algunas de las tensiones internas que se detectan en el PP estamos asistiendo estos días a la decantación de posibles aspirantes a la alcaldía de la capital. Es un puesto principal de gran exposición mediática pues sus funciones, sobre todo las derivadas de la capitalidad, emparejan y aún superan a las de algunos ministerios. Tras conocer la renuncia de Ana Botella a presentarse a la reelección (las encuestas pronosticaban derrota segura), Esperanza Aguirre, con sorna indisimulada, se apresuró a tuitear un mensaje que lo dice todo: "Ana Botella siempre hace lo mejor para el PP". Recordemos que la todavía alcaldesa acababa de anunciar su intención de retirarse, de ceder paso a otros en la carrera para ser el cabeza de la lista en las municipales. Si para Aguirre "lo mejor para el PP" es que Botella se vaya a su casa, el mensaje resulta de lo más explícito: Botella era un obstáculo. Que haya sido la propia Aguirre la primera en comentar la retirada también quiere decir que ella se dejaría querer para ser la candidata. Incluso después del aireado incidente con los agentes de tráfico, las encuestas de intención de voto la siguen retratando como la única dirigente del PP que podría tener alguna posibilidad de revalidar la mayoría absoluta que obtuvo Ruiz Gallardón hace tres años. Con otros candidatos que se han manejado, además de Botella, perdían la mayoría, lo cual sería tanto como entregar las llaves de la capital al candidato del Partido Socialista o -vistos los sondeos, nada se puede descartar- incluso a los recién llegados de Podemos, cuyo candidato podría ser el polémico Juan Carlos Monedero visto que si en el PSOE no aciertan en la elección de su cabeza de lista -Lissavetzky, escudero del jubilado Rubalcaba, parece descartado-, podrían retroceder hasta el tercer puesto. Como digo, lo que estará en juego en los comicios locales a celebrar el próximo mes de mayo trasciende del plano municipal para instalarse en el mástil de lo simbólico. El alcalde o la alcaldesa de la capital del Reino, recibe y da la bienvenida a Reyes y Jefes de Estado. Incluso al Papa. Tierno Galván, el "viejo profesor", le sacó brillo y gran rédito político a sus famosos bandos en latín. A la manera de Berlín, París o Londres, es un escaparate y un trampolín político de primera división. Se cuela todos los días en los telediarios. De ahí las intrigas y los juegos de poder para estar junto a la Cibeles y ocupar la parte alta del pedestal. Por eso Mariano Rajoy, pese a sus diferencias con Esperanza Aguirre, es casi seguro que dará luz verde a su candidatura... a reserva de que en el juicio pendiente por el incidente de tráfico no salga inhabilitada para ejercer cargo público. Cosas más extremas hemos visto.

 

OTR Press

Luis Del Val

Hamlet, de compromisario

por Luis Del Val

Rafael Torres

El Rey tabú

por Rafael Torres

Fermín Bocos

Tormenta a la vista

por Fermín Bocos