El Líbano y el 11-M

Actualizado 26/06/2007 2:00:40 CET

MADRID, 26 Jun. (OTR/PRESS) -

El asesinato de seis soldados del contingente español destacado en en el Líbano es un crimen alevoso cometido por quienes no ignoran la misión humanitaria, pacificadora y, en definitiva, altruista que están llevando a cabo las tropas que operan en la región bajo la bandera de la ONU. Quienes han accionado la carga que destrozó el vehículo blindado en el que patrullaban, conocen la tarea de interposición que realizan allí los españoles. Saben que su presencia -y junto a nuestros compatriotas los solados de otras naciones-, contribuye a que la aviación israelí haya dejado de bombardear el sur del País de los Cedros. Así lo ha reconocido hasta "Hizbulla", el "Partido de Dios", principal milicia armada de la zona.

Siendo así y más allá del odio a los "cruzados" que predican las organizaciones radicales que operan en la región,¿a quién beneficia el daño infligido a España? ¿Quien puede morder la mano que le da de comer- y no es una simple figura retórica. ? Pues, tengo para mi que más que hacia Beirut habría que mirar hacia Madrid y, más concretamente, a la Casa de Campo de Madrid donde se está celebrando el juicio contra los presuntos autores o cómplices de la Matanza de Atocha, entre ellos a los integrantes de la célula islamista radical a la que la indagatoria policial sitúa en el centro de la trama que desembocó en la colocación de las bombas que mataron a 191 personas el 11 de Marzo del 2004.

Saber si se trata de un criminal "aviso a navegantes" o no, corresponderá esclarecerlo a las autoridades libanesas que en cooperación con las españolas están ya investigando el atentado sufrido por las tropas españolas destacadas en el Líbano. CNN Internacional , Al Jazhira, y el Canal Internacional de TVE retransmiten cada día información acerca de la marcha del juicio del 11 M. La información se ha globalizado y ,por desgracia,el terrorismo, también.

Fermín Bocos.

 

OTR Press

Rafael Torres

Ellos sí pueden

por Rafael Torres

Antonio Pérez Henares

El cambio de las Tres C

por Antonio Pérez Henares

Julia Navarro

El tropezón

por Julia Navarro