Los olvidados.

 

Los olvidados.

Publicado 22/08/2015 12:00:05CET

MADRID, 22 Ago. (OTR/PRESS) -

Ya se sabe que una noticia nueva borra la anterior y el periódico de ayer apenas da para envolver el bocadillo de mañana. La vida es así, pero hay realidades pendientes que no deberíamos olvidar. Llevamos cuarenta días sin saber nada de tres periodistas españoles desaparecidos en Siria. Antonio Pampliega, José Manuel López y Ángel Sastre cruzaron la frontera de Turquía en dirección a la ciudad de Alepo el 10 de julio. El último contacto tuvo lugar dos días después.

Desde entonces no se ha sabido nada de ellos. Alrededor de la desaparición, todo son conjeturas. En un primer momento algunos medios hablaron ya de secuestro señalando como posible responsable a un grupo armado que opera en la región de Alepo (Frente Al Nsura) y que pasas por ser una franquicia de la organización terrorista Al Qaeda. No se ha podido confirmar este extremo. Se sabe, eso sí, que desde el Ministerio de Asuntos Exteriores siguen activando todos los contactos en la zona -limitados en su expresión diplomática porque la situación de guerra civil que vive Siria aconsejó en su día cerrar la Embajada en Damasco. Pero en el Servicio Exterior hay que incluir a los especialistas del CNI que pueden estar operando en la región. Visto el precedente (con final feliz) de otros casos de secuestro (Javier Espinosa, Ricardo García Vilanova, Marc Marginedas) y, en ellos habría que depositar la mayor esperanza de resolución de este nuevo caso cuya razón última es de carácter extractivo.

Los grupos armados que operan en la región recurren al secuestro de occidentales (periodistas, médicos, cooperantes, etc.) para pedir rescates. Es una fuente criminal de financiación. Pero es lo que hay. Coincido con el ministro García-Margallo en que la discreción es un elemento fundamental en este tipo de situaciones. Dejar que trabajen los profesionales sin presión de la opinión pública. Es lo pertinente. Pero pensando en la angustia de las familias de nuestros tres colegas que, lógicamente, viven de otra manera este drama de incertidumbres, parecía de justicia recordar que la vida de Antonio, de José Manuel y de Ángel sigue en peligro. No les hemos olvidado y tememos por ellos porque cuarenta días sin noticias, son muchos días.

OTR Press

Rafael Torres

La gloria del psicópata

por Rafael Torres

Francisco Muro de Iscar

Responsabilidad y concordia

por Francisco Muro de Iscar

José Luis Gómez

Demasiadas dudas ante el ISIS

por José Luis Gómez

La actualidad más visitada en EuropaPress logo: La actualidad más vista
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies