El Pacto

Publicado 04/02/2015 12:00:17CET

MADRID, 4 Feb. (OTR/PRESS) -

La política es el teatro de la vida pública .La puesta en escena marca las actuaciones de los políticos. Lo hemos visto, una vez más, en la estudiada escenografía del pacto anti yihadista firmado entre el PP y el PSOE. Firma de la mano de sus principales dirigentes (Mariano Rajoy, Pedro Sánchez) en el escenario de la propia Presidencia del Gobierno. Más allá del reproche táctico de Pedro Sánchez a la polémica cuestión de la prisión permanente revisable -la única discrepancia que introduce el acuerdo entre populares y socialistas- el pacto no introduce grandes novedades. Redunda en lo que ya está previsto en el Código Penal. El Estado democrático está legitimado para defenderse de la amenaza creciente de un tipo de terrorismo que tiene características específicas. Son esas peculiaridades: el terrorista que actúa en solitario, el adoctrinamiento a través de la Red, el reclutamiento para actuar en zonas de guerra, la cuestión -vidriosa- de la retirada de pasaportes a sospechosos cuando resulta que son "nacionales" etc., los parámetros de conducta que se proyectan sobre nuevos tipos penales. Parece lógico dotar a la Justicia de instrumentos para prevenir o hacer frente a la amenaza yihadista en la medida en la que como hemos visto recientemente en Francia con los atentados contra Charlie Hebdo y el supermercado judío, al operar en sociedades democráticas abiertas el individuo fanatizado obtiene ventaja. Bien está el pacto más allá de que el Gobierno que es quien lo impulsa y el PSOE que es quien lo refuerza deberían haber intentado ampliar el consenso al resto de los partidos con representación parlamentaria. Siendo verdad que los dos partidos signatarios suman más de 300 diputados en el Congreso, no es menos cierto que en el ámbito de lo simbólico -volvemos a la esfera de lo público como una emanación del teatro- la mayor expresión de fortaleza procede de la unidad. No se comprende bien por qué el Gobierno solo invitó al PSOE, ...salvo que los estrategas del departamento de "agitprop" de Rajoy estén ya trabajando en el guión de la "Grosse Koalitión". ¿Teatro de ensayo? Tal vez.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies