"El partido de la abstención"

Actualizado 10/05/2014 12:00:23 CET

MADRID, 10 May. (OTR/PRESS) -

El único mensaje común de los partidos que compiten en las elecciones al Parlamento Europeo es el que anima a los ciudadanos a participar en los comicios. Tras analizar el último sondeo del CIS, han visto las orejas al lobo. Si la cosa no cambia de aquí el 25 de mayo, el "partido de la abstención" podría ser el vencedor de los comicios. El desencanto respecto de la política y, sobre todo, de los políticos es grande. Todos los líderes suspenden en las valoraciones. La verdad es que se han ganado a pulso el descrédito. Raro es el día que no trae noticias de un nuevo caso de corrupción. En ocasiones, más de uno. Los tribunales no dan abasto y la gente asiste con creciente indignación a las proclamas farisaícas de unos y otros anunciando nuevos códigos de conducta, leyes de "transparencia", códigos de buenas prácticas y demás etiquetas cargadas todas de mejores intenciones que realidades.

La gente no se lo cree. Desconfía. Sabe que es poner a la zorra a cuidar las gallinas. Si los principales casos de corrupción conocidos: -caso"Gürtel" (PP); EREs de Andalucía (PSOE); caso Palau (CDC)- salpican a tres de los partidos que deberían estar dando la batalla contra la corrupción, las esperanzas de que los líderes de estos grupos pidan disculpas a los ciudadanos y expulsen a los corruptos, son remotas. Entre otras evidencias porque lo que suelen hacer es lo contrario: cerrar filas y buscar noticias de casos similares de corrupción que afecten a sus rivales para airearlos creyendo que al poner la porquería frente al ventilador, difuminan sus propios latrocinios. El PP tildó en su día las primeras informaciones sobre las andanzas de Francisco Correa y Luis Bárcenas de "causa general" orquestada para intentar dañar la imagen del partido. Más tarde fue el entonces presidente de la Junta de Andalucía, José Antonio Griñan, quien recurrió a la misma frase intentando desacreditar la investigación sobre el dineral "distraído" a cuenta de los famosos EREs. Todo menos reconocer -unos y otros- que hay quienes están política para hacerse ricos.

La gente lo sabe y asiste con perplejidad y creciente indignación a la falta de controles y a la ausencia de castigo de los responsables. Y, como el único cauce real que tiene para canalizar las quejas es o bien a través de las manifestaciones callejeras o bien mediante el voto de castigo que supone no acudir a votar, es lo que el día 25 podría suceder que el primer partido de España fuera el partido de la abstención. Dentro de quince días saldremos de dudas.

OTR Press

José Luis Gómez

El líder que no da llegado

por José Luis Gómez

Victoria Lafora

Flatulencias

por Victoria Lafora

Esther Esteban

#MeToo #YoTambién

por Esther Esteban

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies