Los primeros nombramientos.

 

Los primeros nombramientos.

Actualizado 14/12/2011 13:00:54 CET

MADRID, 14 Dic. (OTR/PRESS) -

En términos políticos, el 2012 no empezará el día 1 de enero, sino el 30 de diciembre. Ése día, viernes, Mariano Rajoy, ya presidente del Gobierno, tiene previsto anunciar las principales medidas de choque para hacer frente a los tres problemas más acuciantes que tiene planteados España: el paro (cinco millones de desempleados), la deuda y el déficit. Para hacer frente al primero se habla abiertamente de la reforma laboral. Es decir: facilitar los despidos abaratando los costes y cambio de la normativa en materia de convenios. Para afrontar los otros dos (la deuda y el déficit), más allá de las proclamas genéricas de austeridad, los expertos afines al PP todavía no han despejado las dudas respecto de qué hacer con los activos tóxicos que lastran a las cajas y bancos del país. El agua que desplazan las especulaciones es mucha y tiene nombres y apellidos entre los ministrables. Hay quien dice que habría que estudiar la creación de un "banco malo" para agrupar todos los activos bancarios de difícil o imposible cobro (Luis de Guindos) y quien se opone a esta iniciativa por entender que la opinión pública no entendería el recurso al dinero público para paliar los desastres causados por los errores y ambiciones fallidas de los ejecutivos bancarios.

En el medio, como partidario de la creación de un banco-sanatorio, pero con limitaciones a la hora del respaldo estatal, se encuentra Cristóbal Montoro, exministro de Economía con Aznar y no improbable candidato a repetir cartera ministerial. Rajoy gusta de presentarse como un hombre previsible. En relación con las cúpulas parlamentarias lo ha sido al cincuenta por ciento. No fue sorpresa la designación de Pío García Escudero para el Senado y sí lo fue, a medias, la de Jesús Posada en el caso del Congreso. Puesto que lo seguro no encierra misterio, estos primeros nombramientos invitan a pensar que de Rajoy no todo está escrito. Lo único cierto es que ha comenzado un tiempo nuevo en el que habrá que juzgar a los políticos por sus políticas, no en función de prejuicios o clichés ideológicos.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies