Un problema muy serio

 

Un problema muy serio

Actualizado 21/03/2017 10:06:26 CET

MADRID, (OTR/PRESS)

Nuestras opiniones están basadas en las informaciones que recibimos.Sí durante uno, dos, tres, cinco, veinte años, los medios públicos de masas de una determinada región -como ha sido el caso de Cataluña-, fueron seleccionando y agrupando las noticias de contenido favorable siempre al punto de vista de la ideología nacionalista y de toda esa selección desaparecieron o fueron relegadas a lugares marginales de los sumarios y escaletas las noticias críticas con los separatistas, el resultado es que el ciudadano que no frecuentaba otros medios fue manipulado .

Aunque pudiera creer que pensaba y actuaba por sí mismo, en realidad, estaba secundando el programa de quienes controlan el poder. Durante más de treinta años -una generación-, estos medios se han volcado al servicio del proyecto identitario catalanista. El resultado de esa estrategia es que en el 2017 el grueso de los jóvenes catalanes comprendidos entre los 16 y los 35 años se declaran independentistas. No disponen de elementos históricos, ni culturales, ni políticos que por contraste les permitirían poner en duda los dogmas inoculados a los largo de tantos años por los ideólogos del separatismo. Sí llegado el "11 de Septiembre", cuando toca evocar el aniversario de lo ocurrido en Barcelona en 1714 en ocasión del asedio y derrota de los partidarios del Archiduque Carlos (el pretendiente austriaco) frente a los de Felipe V, el aspirante al Trono español en nombre de las Casa de Borbón, convierten la Guerra de Sucesión, en una "guerra de secesión", el resultado es el que conocemos y da la razón a Renan cuando dice que una de las claves del nacionalismo es el fruto de una visión equivocada del pasado.

Y, qué decir ,de la pretendida analogía entre Escocia y Cataluña planteada para reclamar el referéndum, omitiendo el "pequeño detalle" de que cuando en 1707 el Parlamento escocés votó el Acta de Unión con Inglaterra, Escocia era un reino independiente. Nada que ver, pues , con Cataluña que nunca lo fue.

En fin, todo esa manipulación fue creciendo ante los ojos de los nuestros políticos (del PSOE y del PP) y unos miraron para otro lado mientras los otros hablaban catalán en la intimidad.

El resultado está a la vista. Tenemos un problema y es muy serio.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies