'Real politik'

Actualizado 14/11/2007 1:00:24 CET

MADRID, 14 Nov. (OTR/PRESS) -

Los empresarios españoles están preocupados por la crisis abierta entre España y Venezuela tras el incidente verbal entre el Rey Don Juan Carlos y el presidente Hugo Chávez. No es para menos. Las inversiones españolas en aquella república son copiosas y les preocupa la reacción de un personaje -Chávez- cuya carrera política no se ha caracterizado por manifestar excesivo respeto al Estado de derecho.

El atrabiliario militar que preside Venezuela ha encontrado un filón en éste incidente. Conociendo su forma demagógica de gobernar, se puede pronosticar que no cejará en su escalada verbal. Ayer acusaba al Rey de haber estado al tanto del golpe de Estado que intento derrocarlo -acusación infundada que, sin embargo, repiten los canales de la televisión oficial venezolana-, mañana, sólo Dios sabe qué nueva truculencia pondrá en circulación. No se detendrá porque tiene a medio país en contra, luchando en las calles para impedir que cambie la Constitución como fórmula para perpetuarse en el poder. Chávez, como el autócrata que es, necesita crear y agitar el fantasma del "enemigo exterior". Sí antes eran los Estados Unidos, ahora es España; sí antes era el "imperialismo gringo", ahora es el "neocolonialismo español". Sí antes cargaba contra George Bush, ahora el blanco es el Rey Don Juan Carlos.

España, como digo, tiene muchos intereses económicos en Venezuela -amén de otros de estirpe cultural y social-. Romper relaciones o iniciar el trámite llamando a consultas a nuestro embajador en Caracas -como reclaman desde la dirección del PP-, no parece lo más adecuado para enfriar las cosas. Desde luego no daría mayor seguridad jurídica a los empresarios españoles que tienen negocios allí. El Rey ya puso en su sitio al autócrata. Tras el 'real corte' -"¿Por qué no te callas?"-, parece llegada la etapa de la real politik'.

Fermín Bocos

 

OTR Press

Francisco Muro de Iscar

Lo fácil y lo difícil

por Francisco Muro de Iscar

Carmen Tomás

Primeras malas decisiones

por Carmen Tomás