Todo queda en familia

 

Firmas

Consulta el estado del tiempo
Consulte el estado del Tráfico y del Tiempo para estos días >>
Consulta el estado del tráfico
Contador

Fermín Bocos

Todo queda en familia

Publicado 22/11/2016 8:00:21CET

MADRID, 22 Nov. (OTR/PRESS) -

Las circunstancias políticas acostumbran a poner de moda algunas palabras. A medida que vamos conociendo los nombramientos del último Gobierno Rajoy, la palabra de moda es: nepotismo. La preferencia para favorecer a parientes y amigos a la hora de nombrar cargos públicos tiene estos días sonados ejemplos en las páginas del BOE. Empezó Mariano Rajoy señalando con su dedo jupiterino a su amiga Ana Pastor como candidata a la presidencia del Congreso de los Diputados -en éste caso la acreditada probidad de la elegida facilitó el camino-, pero lo que podía haber sido excepción justificada se está transformando en tendencia. El caso de los hermanos Nadal es de libro. Uno, Álvaro Nadal, es el nuevo ministro de Energía, Turismo y Agenda Digital y el otro, Alberto Nadal, secretario de Estado de Presupuestos. Por si faltaba algo en la familia, Eva Valle, esposa de Alberto, es la elegida por Rajoy para dirigir la Oficina Económica de la Presidencia del Gobierno y en París, salvo novísima encomienda, Teresa Lizaranzu casada con Álvaro, sigue como embajadora permanente ante la UNESCO. No se discute aquí la solvencia profesional de los citados, lo que llama la atención es la acumulación de lazos y nombramientos en contraste con épocas recientes en las que quizá los gobernantes y los designados acreditaban más sensibilidad para evitar incurrir en casos etiquetables de nepotismo. Estos días se ha recordado que siendo presidente del Gobierno José María Aznar, Manuel Aznar, su hermano mayor, fue propuesto por el PP para ser Defensor del Pueblo pero aunque reunía mérito y experiencia en la mencionada institución renunció a la encomienda porque su hermano era el Jefe del Gobierno.

Para el filósofo Ludwig Wittgenstein ética y estética son lo mismo. Son uno. Parece que Mariano Rajoy no acaba de entender que ética y estética patinan cuando entra en juego el nepotismo. Cuando el poder actúa para que todo quede en familia. Sigue gobernando como si retuviera la mayoría absoluta. Mal síntoma.

OTR Press

Andrés Aberasturi

A Fernando Blanco, padre de Nadia

por Andrés Aberasturi

Fermín Bocos

Dos jueces

por Fermín Bocos

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros, puedes ver nuestra política de cookies -
Uso de cookies