Trump y la OTAN

Publicado 17/11/2016 8:00:30CET

MADRID, 17 Nov. (OTR/PRESS) -

La política no está exenta de ironía. Quien les iba a decir a los políticos de la izquierda marxista, gargantas enronquecidas de tanto gritar ¡OTAN NO! que quien les puede ayudar a materializar -nunca mejor dicho- su sueño, es Donald Trump. El empresario metido a político que representa todo cuanto abominan.

Veintiocho países forman esta alianza político militar que nació en 1949 como escudo de los estados democráticos de Europa frente a la Unión Soviética y la política expansionista seguida por Moscú tras el final de la Segunda Guerra Mundial. Es sabido que en gran medida el músculo militar de la OTAN (y también el presupuestario) lo aportan los EE.UU, pero los restantes países que forman la alianza también contribuyen. Cada uno en razón de su dimensión y recursos. La política seguida en materia de adquisición de armamento sigue pautas dispares. Depende de cada país pero, en general, tiende a favorecer la adquisición de armamento procedente de empresas americanas. Hay excepciones como la alianza entre Alemania, Reino Unido, Italia y España para crear el Eurofighter, un caza polivalente. El todavía presidente Barack Obama, de gira de despedida por Europa, ha dicho en Atenas que Trump no es un ideólogo, es un empresario. Es justamente en ese registro en el que habría que situar el punto de partida para analizar si Trump modificará el compromiso de los EE.UU con la Alianza Atlántica. Durante la campaña dijo que Europa tendría que pagar su defensa. Tengo para mí que no cumplirá su amenaza. A lo sumo, como empresario que es, revisará el "contrato" entre los socios para que los demás paguen algo más y los EE.UU algo menos. Trump llega a la Casa Blanca prometiendo hacer grande otra vez a América. Esa "grandeza" que añoran quienes le han votado tiene mucho que ver con la omnipresencia militar de Washington en todo el planeta. Un país con una visión imperial como tienen los EE.UU. no va a encerrarse en sus fronteras. Máxime cuando estamos asistiendo al espectacular reforzamiento militar de China y a la vuelta de Rusia al gran juego de la geoestrategia mundial. Trump descubrirá pronto que en EE.UU. necesitan tanto a la OTAN como la OTAN a los EE.UU.

OTR Press

Pedro Calvo Hernando

Entre Lleida y Sijena

por Pedro Calvo Hernando

Fermín Bocos

El día después

por Fermín Bocos

Esther Esteban

El expolio de Sijena

por Esther Esteban

Julia Navarro

Escaño cero "Jerusalén"

por Julia Navarro

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies