Ni p... idea

Actualizado 15/03/2013 13:01:02 CET

MADRID, 15 Mar. (OTR/PRESS) -

La cosa ocurrió en Madrid, pero temo que podría haber sucedido en cualquier otra Comunidad Autónoma española, para qué le voy a engañar a usted, querido lector. Si quiere usted conocer por qué nos va tan mal con el termómetro Pisa, asómese a lo que sigue... y procure no caerse del susto. Resulta que solamente un dos por ciento de los aspirantes a una plaza de maestro en las últimas oposiciones celebradas en la capital respondió correctamente a unas preguntas elementales. Tan elementales que habitualmente se plantean a niños de doce años.

Más del ochenta por ciento de los catorce mil aspirantes a algo menos de dos mil plazas ignora, por ejemplo, cuántos gramos tiene un kilogramo, o por dónde pasa el Duero (varios opinaron que pasa por Madrid). Hay quien, optando a una plaza de docente y con la carrera terminada, escribe 'Nabarra', 'Conduzta' o 'Bolcán'. Dicen los examinadores --en opiniones que se han filtrado a pesar del rigor de lo políticamente correcto, que consiste en que estas cosas no trasciendan--, que la antología del disparate podría nutrirse de muchas de las respuestas ofrecidas por estos aspirantes a educar a sus hijos de usted o a los míos, horror y pavor.

Uno, en algún momento, impartió clases en una Universidad madrileña. La verdad es que el nivel de conocimientos (básicos) de los estudiantes de último curso dejaba bastante que desear. Lo peor era, es, la falta de inquietudes, la ausencia de lecturas complementarias, la carencia absoluta de curiosidad intelectual. Se trata de pasar, ocupar como se pueda un puesto, si posible fuera funcionarial (vitalicio) y a otra cosa. Así que, llegados a la sagrada carrera de Magisterio, escriben que 'escrúpulo' significa 'atardecer', o que 'disertación' es 'dividir una cosa en partes más pequeñas' o 'irse por las ramas'.

Ni p... idea, vamos. Si los maestros del futuro son así, qué esperar de aquellos a los que impartan su sabiduría. Y qué esperar de quienes cualifican a esos docentes para desasnar a nuestros vástagos. En fin, ministro Wert, que ya ves que tarea hay para rato...

fjauregui@diariocritico.com

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies