Esos 'cabezas de huevo' de Bruselas...

Actualizado 29/02/2012 13:00:27 CET

MADRID, 29 Feb. (OTR/PRESS) -

Esos 'cabezas de huevo' de Bruselas se empeñan en que el déficit de España se mantenga en los límites que ellos, de manera omnímoda, han decidido, con lo que se paralizará la economía nacional y todos vamos a pasarlo realmente mal. Esos 'cabezas de huevo' de Bruselas especulan con la conveniencia de que Grecia salga de la zona euro. Son los mismos 'cabezas de huevo' estacionados en el edificio Berlaymont que colocaron controladores económicos en Italia, naturalmente para mayor ira de los italianos. Esos 'cabezas de huevo' que acabarán, usted lo verá, con la idea de los 'padres fundadores' de la vieja Europa, a la que la 'nueva' Europa que están fabricando los c de h se parece, ay, tan poco...

Ignoro de quién partió la idea de situar al frente de Europa a un tal Van Rompuy, perfectamente desconocido por la ciudadanía y perfectamente detectado por quienes saben. Lo mismo podría decirse del presidente de la Comisión, el señor Durao Barroso, o de la responsable de las relaciones externas de la UE, Catherine Ashton, casi inédita, a estas alturas, en sus funciones. Lo que sí sé es que ninguno de ellos ha sido elegido por los hombres y mujeres de la calle, sino por un pacto entre los gobiernos, un pacto claramente diseñado por Alemania y, en segundo término, Francia. Y ni van Rompuy, ni Durao, ni la baronesa Ashton, ni Olli Rehn, ni Solana, ni Almunia, se van a atrever a levantar lo más mínimo la voz cuando el altavoz de Merkel suena.

Y ahora, los 'cabezas de huevo' de la eurocracia, que han sido incapaces de fabricar una política económica, social o exterior común para todos los miembros, aprietan el garrote vil colocado en el cuello de los españoles, gentes que habrán gastado más de lo que podían, de acuerdo, pero que han mantenido una notable lealtad en la planificación y ejecución de las directrices que llegaban de Bruselas, o de Berlín, o de donde fuera.

Perdóneme usted; pero uno, que ha sido tan entusiasta de la idea de Europa en aquellos años en los que ser europeo era casi como ser subversivo --le doy mi palabra de honor de que era así--, se ha vuelto cada día más euroescéptico. Y estoy seguro de que, visto lo visto, a usted no le extraña.

 

OTR Press

Charo Zarzalejos

Antes y después para el PP

por Charo Zarzalejos

Luis Del Val

El catalán errante

por Luis Del Val

Fernando Jáuregui

Vuelve, PP, que te perdonamos

por Fernando Jáuregui

Julia Navarro

El botín

por Julia Navarro