Entre la CIA y WikiLeaks, me quedo con la segunda.

Actualizado 24/08/2010 14:00:28 CET

MADRID, 24 Ago. (OTR/PRESS) -

Quién nos iba a decir que, en la era Obama, personaje a quien admiro sin fisuras, íbamos a tener que especular --¡de nuevo!_con las trampas sucias de la CIA. O similares. Que al odiado Julian Assange, el animador principal de WikiLeaks, el portal web que ha publicado miles de documentos secretos sobre la guerra de Afganistán -y los que le quedan--, le hayan descubierto ahora un escándalo sexual, la presunta violación de dos mujeres en Suecia, es, cuando menos, demasiado oportuno.

Que una fiscal sueca haya retirado la investigación por violación, lo mismo que una orden preventiva de detención contra Assange, me parece sintomático. Y tiendo a pensar que 'algo hay' cuando el jefe de la web que mostró al mundo los excesos militares norteamericanos en Afganistán, entre otras cosas, esparce sus sospechas de la 'longa manus' del Pentágono podría haber fabricado estas acusaciones, que, de momento, resultan falsas. ¿Una chapuza más de lo que antaño se llamaba el espionaje USA?

Naturalmente, ignoro si Assange es culpable de algunos de los delitos que le achacan. Me parece secundario, si no afectan a la almendra del asunto: ¿hizo o no bien WikiLeaks publicando los documentos secretos? Yo creo que sí, aunque quizá algunos nombres debieron quedar velados; pero nos hemos enterado de demasiadas cosas sucias como para poderlas dejar pasar, y me extraña que una Administración como la de Obama, en un país tan celoso de la libertad de expresión como Estados Unidos, se haya esforzado tanto, perdiendo tantas plumas en el envite, en destruir a un simple particular como Assange.

Que lo que ha hecho, con cuantos excesos usted quiera achacarle, ha sido velar por la pureza de esa máxima que debería ser sacrosanta en el periodismo: "noticia es todo aquello que alguien no quiere que se publique". Lo demás es hagiografía, propaganda o peloteo. Y que sea o no -que parece que no_un violadores algo que ha de considerarse después, y separadamente.

Por cierto: ¿cuánto dinero del contribuyente habrá costado la presunta fabricación de las acusaciones contra Assange, que se ha convertido, sin duda a su pesar, en el maldito de nuestra era?

OTR Press

Fermín Bocos

Rajoy pisa fuerte

por Fermín Bocos

Luis Del Val

Chulería continuada

por Luis Del Val

Charo Zarzalejos

La manada

por Charo Zarzalejos

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies