El Parlamento Europeo que hemos elegido.

Actualizado 10/06/2009 14:00:41 CET

MADRID, 10 Jun. (OTR/PRESS) -

Renuncio a hacer una disección pormenorizada de cómo ha quedado el Parlamento europeo. Más allá del claro dominio conservador y del consiguiente menor peso de los socialdemócratas, la eurocámara se ha convertido en un mosaico de pequeñas formaciones, algunas de ellas muy peculiares, otras periféricas -por no decir antisistema_ y bastantes de claro signo ultraderechista. Cierto que no tendrán mucho peso en las decisiones, pero lo que ha dado en llamarse "ese conjunto de frikis" va a resultar una algarabía, una jaula de grillos, un incordio en la marcha, que hasta ahora ha sido algo sesteante, del poder legislativo en la Unión Europea.

Creo que, pese a la campaña surrealista que en ocasiones nos hemos -o nos han_ dado, los españoles podemos estar bastante satisfechos de que, al menos, en la representación que hemos enviado a Estrasburgo no hay diputados a los que podríamos calificar cuando menos de 'esotéricos'. De la misma forma que podemos respirar aliviados al constatar que, pese al desconocimiento tremendo que los españoles tenemos acerca de cuestiones europeas, nuestro país se ha mantenido en una discreta tabla media en lo referente a la abstención.

Esta abstención es, sin duda, elevada en todos los países en los que votar no era obligatorio. Pero ¿y qué quieren? Por toda Europa se extiende la sensación de que en las instituciones de la UE está todo cocinado y bien cocinado, desde la personalidad de quienes ocuparán sucesivamente la presidencia del Parlamento hasta la designación, o cooptación, de quien será el máximo ejecutivo de la Unión (por cierto, menuda cantidad de maniobras en la oscuridad y de puñaladas traperas se dan estos días a estos efectos).

Así que el europeo medio siente, y probablemente así es en realidad, que las decisiones importantes poco o nada tienen que ver con su voto, y que en la Cámara de Estrasburgo se habla mucho y se hace más bien poco. Y lo peor de todo es que, con composición actual de esta Cámara, no da la sensación de que estos eurodiputados vayan a poder cambiar demasiado las cosas.

OTR Press

Luis Del Val

Sijena, como síntoma

por Luis Del Val

Antonio Pérez Henares

Haceres y decires

por Antonio Pérez Henares

Cayetano González

¿Nuevas elecciones en Cataluña?

por Cayetano González

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies