Pues eso: que es hora de acuerdos, no de rencillas

Publicado 06/07/2017 8:00:20CET

MADRID, 6 Jul. (OTR/PRESS) -

Perdón por la generalización, pero si Felipe González, Aznar y Zapatero, convocados por el grupo Vocento, han sido capaces de entenderse "en un noventa y cinco por ciento" en lo tocante a la defensa frente al secesionismo catalán, no entiendo por qué no habrían de entenderse este jueves Rajoy y Sánchez sobre lo mismo. Y, ya que estamos, sobre otras muchas cosas.

Ya hemos repetido muchos muchas veces que es hora de acuerdos ante grande desafíos. No de rencillas personales absurdas. Las tuvieron, y no pocas, José María Aznar y Felipe González, a quienes este miércoles vimos en la concordia. La pregunta sería: ¿hay que ser un ex para mostrar un mínimo de voluntad de pacto? Lo pregunto cuando casi todos los españoles -muchísimos catalanes entre ellos, desde luego- tragamos saliva ante la constatación de que alguien en Cataluña se ha vuelto loco y arrastra a sus seguidores, y no solo a ellos, al abismo.

Ya he dicho alguna vez que contemplo con cierto optimismo el encuentro entre dos personajes que se aborrecen, como Rajoy y Pedro Sánchez. Al menos, el encuentro se produce, que ya es algo. Y, en segundo lugar, me aseguran que el secretario general socialista admite que no ha sido afortunada su actuación -ni su educación- hasta ahora con el presidente del Gobierno. No tendríamos los españoles por qué soportar por mucho más tiempo la escenificación de la hostilidad, el 'no' sin recambio ni alternativa, el desprecio a tomar un café juntos, por un lado, y la falta de propuestas, por otro. Confío, optimista inveterado como soy, en que Rajoy aparezca con 'algo' en las manos y en que Sánchez suba la escalinata de La Moncloa con una mochila de voluntad constructiva. Y construir, lo que se dice construir, hay que hacerlo hoy por hoy con Rajoy. Y perdón por el pareado, tan malo.

 

OTR Press

Isaías Lafuente

No lo entiende ni Dios

por Isaías Lafuente

Luis Del Val

El mutismo de Podemos

por Luis Del Val

Charo Zarzalejos

Madrid, batalla decisiva

por Charo Zarzalejos