((Sustituye a la anterior por cambios en el texto por parte del autor))

Actualizado 18/08/2009 14:00:23 CET

De copas contra la crisis

MADRID, 18 Ago. (OTR/PRESS) -

Me cuentan que más de doscientas personas fueron detenidas solamente el pasado fin de semana por superar las tasas de alcoholemia permitidas actualmente. Al margen de si esas tasas son o no exageradas y al margen de si la detención y el juicio rápido son las soluciones más procedentes -el porcentaje de disminución de accidentes no justifica, a mi entender, las medidas excesivamente represivas de la DGT-, esta cifra de detenciones, y mis propias experiencias de este fin de semana, me han hecho reflexionar: ¿de verdad estamos en crisis?

Los hosteleros, gentes, como buenos industriales que son, precavidas y con tendencia al pesimismo sobre el futuro que viene, reconocen sin embargo que este agosto no está siendo, al final, tan, tan malo. La disminución en el consumo, calculan, puede no llegar al seis por ciento, que es bastante menos de lo que se temía. Y el fin de semana del 15 de agosto, que es tradicionalmente el pico más sobresaliente del verano, ha sido más o menos como siempre: todo lleno, tal y como usted y yo hemos podido comprobar. Hoteles sin una sola cama vacante, restaurantes sin mesa libre, aglomeraciones en las playas...

Puede que el gasto por comensal haya disminuido algo, pero ya digo: calculen que no más de ese cinco y pico por ciento, de acuerdo, insisto, con cálculos aún muy provisionales. Otra cosa son las previsiones más coyunturales y generalizadas, tendentes al pesimismo, que dicen que este año llegarán a España dos millones y medio de visitantes menos que en 2008. O que la hostelería es un sector inflacionado que precisa una reestructuración, lo que es obvio. Veremos.

¿Estamos en una situación que -permítanme simplificar la frase_ podríamos definir como 'ir de copas contra la crisis', es decir, como una manera de alejar el fantasma? ¿O será que una mayoría de los españoles aún no se ha enterado de los efectos de esa crisis que, sin embargo, mantiene a cuatro millones de ciudadanos en el desempleo, según las cifras más creíbles? No quisiera incurrir en el riesgo de frivolizar con esas cifras, ni en el de retorcerlas a capricho, pero, en general, da la sensación de que la magnitud de la crisis, tal como nos la presentan los más pesimistas, no ha hecho mella en el cuerpo social, aunque vaya mordiendo algunas de sus extremidades.

En lo que sin duda no estamos este verano es en una crisis 'de copas', y espero que nadie entienda que, con lo de las detenciones que más arriba indicaba, estoy en modo alguno justificando excederse lo más mínimo en la bebida cuando luego se sienta uno al volante. Digo solamente que aquí o estamos bebiendo para olvidar, españolísimo rasgo por lo demás, o aún no nos hemos enterado de nada, o -me temo que lo más improbable_aquí no pasa nada, bendito país.

OTR Press

Francisco Muro de Iscar

Defensa del español en España

por Francisco Muro de Iscar

Carmen Tomás

Gobernar por decreto

por Carmen Tomás

Victoria Lafora

Ensimismamiento

por Victoria Lafora