"Ahora va a cambiar". Ni lo sueñen

Publicado 25/05/2017 8:00:52CET

MADRID, 25 May. (OTR/PRESS) -

Más de un votante o dirigente del PP, algunos socialistas y otros de fuera piensan que, ahora, Pedro Sánchez va a cambiar. Imaginan que la experiencia vivida en estos meses, la victoria en las primarias, la fuerte división interna en el Partido Socialista y la necesidad de ganar tiempo y fortalecerse antes de acudir a unas elecciones generales "a por todo", le harán más moderado, menos radical. Por ejemplo en el "No es NO" a Rajoy o al Partido Popular y a posibles acuerdos parlamentarios. Y también en su estrategia con Podemos. Quienes le conocen y han trabajado con él, responden sin dudar: "ni lo sueñen. Sánchez sale fortalecido internamente y los barones del partido más débiles. No hay pacto posible ni transición. Se cobrará las deudas. Se va a ver en el próximo Congreso, en las decisiones sobre el grupo parlamentario y en sus primeras acciones".

La victoria de Sánchez en las primarias, que no garantiza que el PSOE mejore sus resultados si hay elecciones -está muy reciente el ejemplo francés- abre posibilidades al PP y, sobre todo, a Ciudadanos de ganar espacio por el centro pero anuncia una fuerte inestabilidad parlamentaria, entre otras cosas porque Sánchez no estará en el Congreso y en el grupo parlamentario socialista, con mayoría de Susana Díaz, habrá una "paz vigilada". Ni Sánchez va a enterrar el hacha de guerra contra ella ni Susana rendirá pleitesía al ganador. Una cosa son los gestos y otra los hechos. Sánchez ha introducido una estrategia peligrosa, no sólo por su no absoluto a Rajoy sino por el enfrentamiento entre "militantes" y "representantes" y entre "izquierda" y "derecha" dentro de su propio partido. Nadie sabe lo que va a pasar en el PSOE, pero apuesten porque Sánchez no cambiará. Otra consecuencia inmediata es que la actual legislatura no servirá para nada, salvo para tratar de desestabilizar día a día al Partido Popular. Ni pactos por la educación o la justicia ni reforma de las pensiones, fiscal o laboral... No va a prosperar nada porque no es posible el acuerdo entre Sánchez y Rajoy y los pactos con Ciudadanos y PNV, cuando se produzcan, no son suficientes para sacar adelante ninguna de las reformas urgentes que necesita España. Y eso sin contar con que Ciudadanos, de vez en cuando, votará también contra el PP para que no le identifiquen permanentemente con la derecha. Ni siquiera es posible una moción de censura -otra vez le ha ganado la batalla Iglesias a Sánchez ofreciéndole retirar "su" moción si los socialistas presentan la suya- ni un gobierno de izquierdas porque sería el fin del PSOE tal como lo conocemos.

Entramos en un callejón sin salida. El PP espera aprobar los presupuestos de 2017 y, si no hay posibilidad de acuerdos, prorrogarlos en 2018. Tirar para adelante esperando que se consolide la recuperación económica y se acabe el tsunami de la corrupción. Eso, o nuevas elecciones. El PSOE intentará ser visto como la izquierda "real" aunque la realidad demuestra que la socialdemocracia europea no tiene recetas. Podemos intentará poner piedras en el camino de todos y sostener el virus del populismo. Y Ciudadanos seguirá buscando su sitio. Legislatura perdida y la casa sin barrer.

OTR Press

Fermín Bocos

La foto borrada

por Fermín Bocos

Pedro Calvo Hernando

Barcelona: culpa de todos

por Pedro Calvo Hernando

Fernando Jáuregui

Ella

por Fernando Jáuregui

Julia Navarro

Sin futuro

por Julia Navarro

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies