Atención a Rosa Díez.

Actualizado 10/06/2009 14:00:42 CET

MADRID, 10 Jun. (OTR/PRESS) -

Si todos los partidos han ganado en las elecciones, a pesar de que bastantes han perdido, el que más ha ganado, PP al margen, es el partido de Rosa Díez. Es posible que muchos ciudadanos que la han votado no sepan cómo se llama su partido, pero saben que querían votar a Rosa. Por su valentía, por su tesón, por su firmeza, por mantener sus ideas, por no plegarse a la presión de los grandes, por no doblegarse.

Los resultados de Rosa Díez han sido espectaculares, y aunque aún es pronto para saber qué puede pasar en el futuro, se ha convertido en la tercera fuerza política en cuatro comunidades autónomas y en 32 de las 52 capitales de provincias desbancando a partidos con larga historia, fuerte maquinaria, potentes mecanismos de comunicación y mucho más dinero. Ha sido el único partido que ha subido en votos respecto a las generales de 2008. Lleva cuatro elecciones -generales, gallegas, vascas y europeas- y en todas ha ido ganando votos a pesar de contar con pocos militantes. Así como Ciudadanos se hunde elección a elección y se divide hasta disolverse, "el partido de Rosa Díez" parece iniciar la consolidación. Si recibe más apoyos, los bancos empiezan a creer que no es una aventura cortoplacista y mantiene el impulso, tal vez en las próximas elecciones asistamos a un fenómeno que puede romper el tradicional mapa electoral con dos factores clave: el hundimiento de Izquierda Unida y la consolidación de una tercera fuerza que podría llegar a ser decisiva en la formación de una mayoría gobernante.

El voto de la izquierda se está reubicando con la caída imparable de Izquierda Unida y, sobre todo, su cada vez menor peso político. Pero no todo ese voto ha ido o va a ir al PSOE. No sólo parte del voto socialista ha ido también a Rosa Díez. También del PP, aunque Rosa es socialista y defiende cosas que muchos "votantes tránsfugas" del PP no apoyarían. El candidato de UPyD en estas elecciones, Sosa Wagner, es un brillante catedrático, antiguo profesor de Rodríguez Zapatero, que ocupó cargos relevantes en la Administración de Felipe González y que, ahora, es muy crítico con el actual presidente del Gobierno. Es decir, Rosa Díez podría apoyar tanto a un PSOE sin Zapatero y más centrado en cuestiones de fondo, como al PP, si éste está dispuesto a pactar algunas cosas. Pero como les quita votos a ambos, ninguno de los dos ve con simpatía Rosa Díez. Todo lo contrario.

Ese "partido bisagra", que quiso poner en marcha Roca Junyent sin éxito, puede ser ahora real con "el partido de Rosa Díez". De momento no necesita programa -sus votantes no lo conocen- ni candidatos -Sosa Wagner, brillante, irónico y sardónico es un gran desconocido- pero crece y puede ser decisivo si consolida su estructura y su proyecto. Es un éxito personal de una mujer trabajadora y coherente. Ojo a Rosa Díez. La gente la siente cercana. Todo lo contrario de lo habitual.

OTR Press

Francisco Muro de Iscar

No es Rajoy, es el Estado de Derecho

por Francisco Muro de Iscar

José Luis Gómez

La hora de Mariano Rajoy

por José Luis Gómez

Victoria Lafora

Hasta aquí hemos llegado

por Victoria Lafora

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies