Los carga el dialo

 

Los carga el dialo

Actualizado 22/06/2007 2:00:39 CET

MADRID, 22 Jun. (OTR/PRESS) -

Estaban ya en el Derecho Romano, así que no los vamos a descubrir ahora. "Pacta sunt servanda", se decía, o, lo que es lo mismo, los pactos deben ser cumplidos, obligan. Así que, en estos tiempos de pactos, hay que saber bien de qué hablamos y con quién pactamos. El pacto es un acuerdo, un compromiso, pero también encierra ambición, estrategia, tentaciones, entusiasmo, a veces descriptible, una mirada al presente o al futuro.

Hay pactos de caballeros, sin papeles, y pactos escritos, pactos secretos, pactos in extremis, pactos con contrapartidas, pactos a plazo fijo y pactos renovables, pactos inconfesables, pactos entre iguales, pactos con condiciones, pactos "de progreso" que excluyen otros que serían "de regreso", pactos sucesorios y pactos accesorios, de mando, de bloqueo, de control, de sindicación... La lista es interminable, pero a algunos les van a dar un doctorado 'honoris causa' por su capacidad para el pacto con los blancos y con los negros, con los de derechas y con los de izquierdas, con los amigos y con los enemigos.

Ahora mismo tenemos sobre la mesa los pactos en Navarra, donde el PSOE quiere gobernar, a pesar de haber sido sólo la tercera fuerza más votada, pero si lo hace con Nafarroa Bai, con la sombra de ANV detrás o delante, lo más probable es que muchos no se lo perdonen. Pero, si no lo hace, el que gobernará es UPN, es decir el PP, y el poder desgasta, pero mucho más la oposición. En Baleares, el espectáculo es inenarrable porque alguien que sólo obtuvo 28.000 votos y un descalabro electoral tiene todas las llaves del Gobierno. Zapatero y Rajoy están tratando de acercar acuerdos con el PNV. Pero, ¿con cuál de los dos, si es que hay dos, con el PNV de Ibarretxe, el que dice que "la verdadera Constitución del pueblo vasco son sus derechos históricos", o con el PNV de Imaz? ¿Cómo está el pacto entre Convergencia y Unión Democrática, entre Más y Durán, después de tantos revolcones y tan poco liderazgo?

¿No debería ser obligatorio que los partidos incluyeran en su programa electoral una cláusula en la que dijeran claramente qué compromisos están dispuestos a firmar y con quién lo harían o con quién no lo harían en ningún caso? Alguno podría incluir un texto como éste: "Este partido se manifiesta libre para firmar compromisos con cualquier partido, de cualquier ideología para llevar adelante cualquier programa de gobierno que se firme, incluso aunque sea contrario a nuestro ideario, siempre que ese pacto nos otorgue suficientes cargos como para colocar a buena parte de nuestros militantes y, sobre todo, para excluir del poder a nuestros adversarios. Y, si es preciso, nos taparemos la nariz para firmarlo y para cumplirlo". Así, al menos, estaría más claro. Lo malo de los pactos, como los que dicen que firmó el Gobierno con ETA, y otros electorales, es que, a veces, los carga el diablo. Y estallan.

Francisco Muro de Iscar

OTR Press

Luis Del Val

100.000 votos diarios

por Luis Del Val

Antonio Casado

El PSOE, con el Gobierno

por Antonio Casado

Julia Navarro

Una noticia inquietante

por Julia Navarro

Cayetano González

Marear la perdiz

por Cayetano González

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies