Catálogo de (buenas) voluntades

Actualizado 09/04/2008 2:00:31 CET

MADRID, 9 Abr. (OTR/PRESS) -

Más o menos, lo previsto. Rodríguez Zapatero hizo por la mañana una lectura pormenorizada del programa electoral del PSOE, sin profundizar en casi nada. Un catálogo de voluntades. Buenas, sí, pero sólo voluntades. Una oferta de pactos y consenso "hasta donde sea posible", aunque no sabemos si es posible algún consenso. Y Rajoy se opuso, como antes, como siempre, pero sin ofrecer nada nuevo. Ninguno se salió del guión preestablecido que convierte en aburridos, en carentes de ideas nuevas o atrevidas, imaginativas, el debate y la política. Y luego, en el cara a cara, más de los mismo, aunque el candidato entró en algunos detalles más. Pero cada uno va a lo suyo, ni uno ni otro están dispuestos a entenderse y no será fácil que lo hagan.

Hay desaceleración, pero no hay crisis. Al menos, Zapatero no pronunció la palabra. ¿A qué tiene miedo? Vamos a tener más paro, menos recaudación de impuestos, menos consumo, menos ingresos y aumentará el déficit exterior,... pero no se van a rebajar ni a quitar las prestaciones sociales. Todo lo contrario. ¿Quién no va a entender que hay que apostar decididamente por la solidaridad? ¿Pero es posible si no hay con qué? Es como cuando te cuentan un cuento. El mismo cuento.

¿Quién no va a estar de acuerdo en que la justicia es un desastre y que hay que reformarla para que sea "ágil, eficiente y justa"? La imprescindible reforma de los mecanismos del Consejo del Poder Judicial o la reforma del Tribunal Constitucional la compartimos todos, ¿pero cómo piensa hacerla el presidente, ya sea en compañía de otros o sólo ante el peligro? ¿Por qué no salió ni una sola vez el asunto en los debates televisivos y sí ahora, tras la huelga y el caso de Mariluz?

Zapatero dijo que tiene una idea de España "próspera, decente, eficiente, unida, diversa y comprometida con la paz". Lo llamativo hubiera sido que hubiera dicho que busca "una España arruinada, indecente, ineficiente, dividida, monolítica y que apuesta por el conflicto o la guerra". Rajoy no sabemos bien qué propuestas concretas tiene para España y para el PP. Así que tendremos que dedicarnos todos a trabajar con la mayor fe posible en que el esfuerzo nos puede salvar hasta de nuestros políticos. Dicho sea con la esperanza de que alguna vez tengamos una clase política a la altura de lo que deseamos. Seguimos necesitando un Pacto de Estado en muchos grandes temas. Pero me temo que vamos a tener que esperar. Dos no hablan si uno no quiere, pero si ninguno lo desea de verdad, es aún más difícil.

francisco.muro@planalfa.es

 

OTR Press

Francisco Muro de Iscar

Lo fácil y lo difícil

por Francisco Muro de Iscar

Carmen Tomás

Primeras malas decisiones

por Carmen Tomás